domingo, 2 de diciembre de 2012

Bunge

International Journal of Theoretical Physics, Vol. 3, No. 6 (1970), pp. 507-508 Virtual Processes and Virtual Particles: Real or Fictitious? M A R I O B U N G E Foundations and Philosophy of Science Unit, McGill University, Montreal Received: 14 August 1970 Abstract The notions of a virtual process and a virtual quantum, central in current field theories, are usually justified by means of the so-called fourthindeterminacy relation between energy and time. But since the latter formula is meaningless in quantum theory, virtual processes and virtual quanta turn out to be fictions. A number of consequences follow. In quantum theory a process is called virtual if (i) it does not conserve energy but (ii) it lasts for too short a time to be observable. Correspondingly, a field quantum (photon, pion, etc.) is said to be virtual if it takes part in a virtual process as an intermediary. Quantum electrodynamics and meso- dynamics are choked with virtual processes and virtual quanta. Thus nucleons are said to be surrounded by clouds of virtual pions, which can be shaken offin a collision. And interactions are often regarded as exchange forces and the thing that is supposedly being exchanged is called a virtual quantum. A typical example is the reversible, but of course unobservable, process that would be responsible for the strong interactions, namely p --> n + zr +. These concepts originated in the attempt to assign a physical meaning to every term in a perturbation expansion or, equivalently, to give a literal interpretation of every Feynman diagram. A possible additional motivation was the desire to understand field theory in terms of particles. Whatever the source of the concepts of virtual processes and virtual quanta, they are usually taken seriously rather than as metaphors or as mnemonic devices. So much so that their introduction is frequently justified. The usual justifica- tion for hypothesizing such unobservable, but allegedly real, objects involves the so-called fourth indeterminacy inequality, i.e. A E . A t > h/2 On setting d E equal to the energy of the virtual or transfer quantum, and interpreting At as the duration of the process, one gets an extremely small value for the latter even for atomic processes. For a virtual pion emitted by a proton and then reabsorbed by the resulting neutron, A E = 140 MeV, whence At >7 10 -24 s. And this is, clearly, too short a period for the process to be observable, hence for the hypothesis to be refutable. Unfortunately, the argument employed to justify the very existence of virtual processes and quanta rests on three faulty premises. The first is the philosophical assumption that a law of nature, such as energy conservation, can be violated as long as no one is observing. The second is that the rest energy of a virtual quantum and the duration of a virtual process can be regarded as mean standard deviations--which are the mathematically well defined and physically meaningful concepts occurring in the genuine 5o7 508 MARIO BUNGE Heisenberg inequalities, namely those involving the linear momentum and the position coordinate operators. The third premise is the fourth in- determinacy inequality, which is neither an axiom nor a theorem of quantum mechanics and is, moreover, meaningless in it, since time is not a dynamical variable but a scatter-free parameter, and p0 = ihO/Ox o, x o = ct, is not the energy operator (Bunge, 1970). Surely from a logical point of view there is nothing wrong with the reason- ing used to justify a virtual process (or quantum) hypothesis. But it is materially unsound because it involves false or meaningless premises. And it is methodologically wrong, for it consists in hanging one fiction from another in the style of Ptolemaic astronomy. Moreover, it is impossible to correct the argument while keeping the basic assumptions that entail energy conservation. The only way to restore consistency would be to give up those assumptions, thus squarely abandoning the energy conservation theorems and the quantum numbers associated with them. But then no theoretical framework would remain to house the virtual processes and quanta. We conclude that virtual processes and virtual quanta, as defined at the beginning of this note, are fictions and as such have no rightful place in a physical theory. I n general, if a term in a perturbation expansion, or a Feynman diagram, violates a well-corroborated physical principle (like conservation or 'causality'), then we should either give it up or abstain from assigning it a physical meaning: we should regard it instead, at best, as a computational intermediary (Bunge, 1955, 1959). Our analysis has the following consequences. First, quantum theories should be interpreted in such a way that they do not involve virtual processes and virtual quanta. In particular, exchange forces must be reinterpreted in this sense. Second, the hypothesi s that every nucleon is surrounded by a cloud of virtual mesons that escape detection should be replaced by some realistic hypothesis concerning the nucleon structure and/or the meson field (which should in turn not be reduced to a system of particles). Third, the idea that mass values are indicative of interaction strengths (presumably a heir to Mach's ill-fated 'principle') must go likewise. Fourth, and Consequently, a whole set of problems vanishes automatically--e.g, the question why should the/~ meson exist although it has the same interactions as the electron. Fifth, and philosophically most important, the weird metaphysical notion of a virtual object, as something real but not quite, must go. Sixth, and methodologically most important, a new hypothesis should not be accepted, even if heuristically fertile, if it contradicts well- Corroborated and accepted formulas. Particularly, any Ptolemaic attempts to patch up one fiction with another should be resisted. R e f e r e n c e s Bunge, M. (1955). Methodos, 7, 295. Bunge, M. (1959). Metascientific Queries. Charles C. Thomas, Springfield, Ill. Btmge, M. (1970). Canadian Journal of Physics, 48, 1410.

domingo, 14 de octubre de 2012

debate sobre el dinero


UNTO DE OBSERVACIÓN

El devastador debate sobre el dinero

El dinero está copando el debate dejando de lado la lucha contra la creciente desigualdad

La libertad de hablar se está perdiendo, no porque exista censura sino porque se impone un único debate. Walter Benjamin lo expresó de manera insuperable en Calle de dirección única: “En toda conversación se está infiltrando, inevitablemente, el tema que plantea las condiciones de vida, el dinero”.
El dinero ocupa de manera devastadora lo que es el centro mismo de los intereses vitales, decía, y es el límite ante el que fracasan casi todas las relaciones humanas, por lo que, tanto en lo moral como en lo natural, desaparecen “la confianza, el sosiego y la salud”.
El calor desaparece de las cosas. El hombre debería compensar con su calor esa frialdad. “Sujetar con gran cuidado las agudas puntas de las cosas para no desangrarse”. Lo escribió poco antes de suicidarse en Portbou, en la frontera española, en 1940.
Esta es probablemente otra de esas etapas de la historia en la que la frialdad del dinero se impone. Pasa dentro de la Unión Europea, incapaz de atajar la creciente desigualdad entre los países del norte y del sur, y pasa dentro de muchos de esos países y de sus sociedades, en las que crecen los índices de desigualdad como no sucedía desde hace décadas.
Los que “vacían todos los platos para mejor saciarse” creen que es posible rehacer el imperio del dinero, atravesar la crisis sin soportar su parte en el pago de los costes, sin importar la miseria que dejan a su alrededor, como sucedió en siglos pasados.
Nadie, en el fondo, ni los socialistas, ni los viejos comunistas, cree ya posible poner freno a ese rearme y mientras que los ciudadanos lo perciban así, tan claramente, es imposible que pierdan su formidable desconfianza política.
Aunque quizás ocurra precisamente lo contrario. Quizás, como proponía Benjamin, cuando nos demos cuenta de que la frase “No podemos seguir así” es completamente falsa, porque sí que podemos seguir así, será cuando se produzca el milagro.
Quizás cuando nos demos cuenta de que las cosas pueden seguir así muchos años logremos recuperar la libertad de hablar
Quizás sea finalmente cuando los países del sur se den cuenta de que nuestros colegas, los Gobiernos del norte de la UE y el imperio propio del dinero, no harán nada para impedir que sigamos así muchos, muchos años, cuando realmente sea posible empezar a hablar en serio de lo que ocurre. Cuando el dinero no imponga su exclusividad devastadora y sea posible discutir en la mesa de los Consejos europeos y en las reuniones de ministros de Finanzas no solo de las cifras del déficit sino de los índices Gini. Cuando los datos de la desigualdad ocupen tanto espacio en nuestras discusiones como la prima de riesgo. Quizás si los ciudadanos hablamos de eso, si exigimos que se hable de eso, terminemos consiguiendo que ellos también acepten el debate sobre el coste de la crisis y el reparto de responsabilidades y regrese la libertad de hablar.
¿Por qué no hablar en España, en la calle y en el Parlamento, de que nos hemos convertido en el país con mayor desigualdad social de la eurozona? ¿Qué hace que en estos últimos años el termómetro que mide la desigualdad haya subido más en España que en Italia? ¿Qué hace que el famoso índice Gini, que en 2008 rondaba los 31 puntos en los dos países, haya subido a 34 puntos en España mientras que en Italia sigue igual?
Es el paro, estúpidos, se podría parafrasear. Efectivamente, es el paro, un paro que los analistas dicen, no ya sin sentir compasión, sino sin sentir la vergüenza exigida al observador, que continuará en niveles superiores al 22-25% durante los próximos años.
En los años ochenta se hizo famosa en la Unión Europea una frase deMargaret Thatcher: “There is no alternative” (no hay alternativa), resumida en sus siglas TINA. Pero claro que la había. Ahora vuelve a sonar la misma frase por todas partes, incluso dentro de nuestras casas y de nuestras cabezas: ¡TINA! ¡TINA!
En aquellos años un irónico y gran sociólogo francés, Pierre Bordieu, pidió que alguien fuera a buscar a TIA (There is alternative).

sábado, 27 de agosto de 2011

La memoria de los sábados y los peces

Archivos para desastre de annual


La memoria de los sábados y los peces.


Publicado en Con los ojos cerrados y el corazón abierto, En la retina... con etiquetas Abd el-Krim, Alzheimer, comunistas, desastre de annual, fascismo, Franco, Guerra civil, Marruecos, memoria, Pérez-Reverte, peces, Riff el 24 julio 2011 por jdcuenca

Estos días vienen cargados de memoria. De memoria que se acumula. De memoria desgastada. De memoria que nos define. De memoria afortunada. De memoria necesaria. De memoria silenciada. De memoria que nos olvida a veces, que nos abandona o a la que desamparamos sin pensar. Lo mejor de la memoria que se queda resulta útil como un espejo, lo peor de la memoria que se olvida es que nos obliga inevitablemente a tropezar con nosotros mismos y los demás, y a veces, nos regresa como esclavos a nuestros primeros días de existencia. La memoria es también como una verdad, que escandaliza como la luz hiere los ojos del que vive habituado a la oscuridad.

Esta semana comenzó con un lunes, como tiene que ser, que nos recordaba un sábado de hace setenta y cinco años en el que los extremos volvieron a juntarse para regalarle a este país un billete al infierno más cruel, el de una guerra incivil que no nos bastó a los españolitos para enterrar el odio que sobró. Lo que vino después, ya se sabe, aunque cada uno la cuenta como le parece o le conviene. Siempre hubo y habrá vencedores y vencidos, supervivientes y muerte, exilios y reencuentros, pero no siempre habrá memoria suficiente para recordarlo.

Ayer sábado nos transportó a otro sábado de hace noventa años, enterrado en la memoria del olvido de una España que se desangraba y se desangra en su decadencia. Lo bautizaron como el Desastre de Annual. Miles de soldados españoles forzados y redimidos –esto es, rescatados o sacados de la esclavitud (llamémosle hambre o pobreza) mediante precio (llamémosle “comida o sueldo”)- fueron abandonados a su suerte y a su muerte por la ineptitud política y militar frecuente de aquellos años frente a decenas de miles de riffeños dirigidos por Abd el-Krim que luchaban por su tierra. Recomiendo en este punto la lectura de un artículo de Arturo Pérez-Reverte llamado “Una tragedia española” (http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/610/una-tragedia-espanola/).

Pero mucho más allá de la memoria de la historia y la intrahistoria, quería hablar hoy de algo que no me abandona últimamente, la memoria individual, esa que nunca aparece en los libros. Esa que nos hace quienes somos, que forja nuestra existencia, la que nos hace reales. Me asaltan durante el último tiempo noticias de personas cercanas a quien el alzheimer u otras patologías análogas que merman el estado cognitivo están dejando cuerpos abandonados a su suerte y a su muerte, como un desastre de Annual personalísimo donde al intentar la retirada al estilo parto, el caos, la renuncia y la soledad más infinita te cubren como una tormenta de desierto para convertirte y sucumbir en un espectro, una sombra, un objeto inanimado que no cuenta ya sus horas y desconoce la esperanza de un mañana y el refugio de un ayer, y en el que la vida no la rigen la voluntad ni la intención sino que se convierte en una cuestión de nervios, de fibras, de células lentamente formadas y pronto moribundas en las cuales ya no existe el pensamiento, ni los sueños, ni el recuerdo ni la pasión. Y es que no hay peor enfermedad que aquella que no se siente, y no hay peor vida que aquella que no se es consciente que se está viviendo ni abandonando. Para todos ellos y sus familias: paz.
«Las cargas del Gan» de Ferrer-Dalmau

«Las cargas del Gan» de Ferrer-Dalmau

Alois Alzheimer



Posdata: sobre los peces, he descubierto hoy que es falso eso que dicen sobre su memoria cuya duración se estimaba en tres segundos. Un grupo de científicos que no tenían otra cosa que hacer ni nada más ameno en lo que emplear los fondos de los que viven, han descubierto que los peces pueden mantener recuerdos hasta cinco meses después. Enhorabuena a los peces, y maldito el tiempo que se escapa.

domingo, 21 de agosto de 2011

Miguel Mora

Solo unas líneas para agradecer, de corazón (tan rojiblanco), al jurado del XXVIII Premio Cuco Cerecedo, con el incorregible Miguel Ángel Aguilar al frente, por haber cometido el maravilloso error de haber puesto a un servidor, que antes escribía de flamenco y ahora suda para juntar unas cuantas letras vaticalianas, a jugar una temporada en una liga en la que han jugado mitos como Soledad Gallego-Díaz, Maruja Torres, Enric González, Javier Pradera y ¡Rafael Sánchez-Ferlosio!

La verdad es que no sé qué pinto yo ahí, y lo digo sin falsa modestia ni falsa vanidad (ambas son sinceras, pero más la segunda). Como decía Morente en casos así, "seguramente no tenían una víctima propiciatoria más a mano, Miguelico". Pero, en fin, a lo hecho pecho, y no vamos ahora a ponernos estrechos y a decir, como Ánson en miss España, que no son todos los que están ni están todos los que son. Solo había uno y ha caído en Roma, seguramente porque, como los lectores vaticalianos saben, Vaticalia es, salvando todas las distancias, un territorio más del realismo mágico, o quizá dadá: no hace falta exagerar una mijita, la realidad supera muyyyy largamente a la imaginación más calenturienta, y con abrir el ojo y poner en marcha la grabadora el 90% del curro está hecho.

Sospecho, hoy más que nunca, que los irreductibles que afirman que soy primo de Lele Mora y como él un mero producto de la insultante y excesiva modernidad mediática de B. no se equivocan para nada. Así que, como es de justicia, le doy las gracias a él también, fascinante, aterrador y adictivo fenómeno de feria, por tantos buenos titulares, tantas crónicas que se escriben solas, tantos delitos impunes, tanta capacidad de compra y supervivencia, tanta velina, tanto mafioso, tanto masón, tanta ley ad personam, tanto horror y tanta energía. No creo que haya hoy en el mundo cinco personajes dotados de semejante poder y atributos, y puedo anticipar solo una cosa. Nos enterrará a todos.

Cuando yo esté de corresponsal de un gratuito en Móstoles, o criando malvas junto al Calderón, él seguirá dando guerra y creando de la nada nuevos premios Cerecedos para la pequeña "posterioridad", que decía el Pollito de California, periodística.

Pagado el tributo al capo, una nota sentimental, o dos: jamás pensé que recibir una llamada telefónica de alguien llamado Pío Cabanillas iba a producirme semejante emoción. Confieso que cuando Diego Carcedo dijo "te paso a Pío Cabanillas", pensé que me iba a comunicar una querella de Acciona por haber metido alguna pata colateral en algún artículo sobre el puente del Estrecho de Messina o un destrozo similar. Pero no, Pío XIII era el presidente del jurado y anunciaba la buena nueva. Lagrimones corrían Iphone abajo.

Última cosa, esta algo más seria. Soy atletista, fumo más que Luis Aragonés y por tanto encajo casi cualquier cosa sin rencor y con cínica deportividad. Además, desciendo de la montaña oscense, y agradezco infinito haber podido aprender, trabajar y crecer durante 21 años en un diario que da a sus periodistas medios, protección e independencia para contar a los lectores lo que ven, sin presiones y en plena libertad.

Ese es el ingente patrimonio inmaterial de este periódico que ahora cumple 35 años. El resto lo pone la lealtad, la calidad y el compromiso de una Redacción profesional hasta el tuétano, sobrada de sensatez, amor al oficio y respeto a la inteligencia de los lectores.

Algunos de esos periodistas de una pieza ya se han jubilado, un puñado sigue al pie del cañón. Todo mi cariño y gratitud va hoy para dos amigos y compañeros, sabios y ejemplares. Como son como son, ninguno de los dos quiere ser citado. Pero ellos saben quiénes son. Muchas gracias a los dos. Este premio es para vosotros, profesores. Ex aequo con B., claro.

Viva vaticalia.

VATICALIA


Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.
Grandes palabras morales y políticas de Joseph Ratzinger en el avión que le llevó a la JMJ madrileña y en esos (pocos) ratos en que el abnegado telonero Rouco Varela, que cuando trinca un micrófono se parece cada vez más a Paco Clavel, le va dejando libres.

Ética de los negocios. Amistad y trabajo digno para los jóvenes. Felicidad. El bien común. Una economía humana, responsable, respetuosa con las personas y el ecosistema. Solidaria con los que menos tienen. Una economía religiosa, cristiana.

"Eso es lo que trata de hacer la Iglesia", ha dicho su Santidad sin señalar la cantidad.

Y mientras tanto, en Vaticalia, un grupo de Facebook ha nacido indignado, y con santas razones, y ya hay 50.000 personas (edito: 81.000) exigiendo a la Iglesia local, es decir universal, que, si tan mal les parece la evasión y la corrupción, los privilegios y la ingeniería financiera, comience por dar ejemplo.

Los firmantes piden que ahora que la economía (ejem) de la séptima potencia mundial está hecha unos zorros, y aprovechando que B. y su desavenida pareja contable, Giulio Callo Tremonti, han exigido sacrificios a sangre y lágrimas para celebrar el Ferragosto, la Iglesia deje a su vez de evadir impuestos y renuncie de una vez a la exención del IBI, del IRES y otras tasas similares que ahorran unos 4.000 millones de euros anuales a las arcas eclesiales y de paso se los quitan a los italianos más necesitados.

Resulta que algún avispado asesor, quizá tremontiniano o comunionyfacturacionista, ideó hace unos años un nuevo sistema de óbolo de San Pedro camuflado a repartir entre todos los vaticalianos. Se trata de una palmaria amnistía fiscal, pero exclusivamente católica y expedida con timbre del Estado. Y consiste en liberar por la cara a la Santa Madre Iglesia de pagar los impuestos sobre los edificios (ICI en Vaticalia, IBI en Españaza), ya sean turísticos o no, siempre eso sí que el inmueble contenga algún símbolo cristiano que permita catalogarlo como "lugar de culto".

Con lo cual basta con poner un altarcillo, una madonnina, una estampita plastificada de Padre Pío, un Crucifijo bien clavado junto al espejo, un retratillo de San José María o una capillita de dos filas de bancos en cualquier riconcete de un gran hotel, un restaurante, una clínica, un colegio, un pisito, un polideportivo o un palacio con apartamentos de alquiler para los amigotes, y el susodicho inmueble queda definido ipso facto como "dedicado al culto", y completamente absuelto del pago del ICI, sin contar otras indulgencias (menores) impositivas y terrenales.

La página "Vaticano, páganos el ajuste financiero" ha salido al paso de las críticas del cardenal Bagnasco a la "impresionante" cifra de evasión fiscal que arrastra Vaticalia (Tremonti prefiere calificarla de "increíble") y recuerda a los obispos, cardenales, políticos democristianos, fundamentalistas varios y viejos socialistas ateos devotos (B., Tremonti, Sacconi y otros ejemplares similares de devoti alle vongole -devotos con almejas-) que si se han acabado los privilegios para casi todos en Vaticalia (pese al BCE, siguen indultados la clase política y la tropa con sotana), también deberían irse acabando los chollos de la Chiesa Cattolica.

Entre ideas, sussurros y sugerencias, algunos feisbuqueros piden que se suspendan los Pactos Lateranenses y se cancele el Concordato durante un tiempo, para que la Iglesia pueda dedicar a la beneficencia la tela que recibe del 8 per mille (el 0,8% del IRPF codificado por Tremonti cuando era becario del ministerio que acabó forzándole a pagar el alquiler del piso romano en negro).

Y algunos hacen cálculos de lo que posee, 2.000 años después de montar el primer Belén en Oriente Medio, el Vaticano en suelo vaticaliano: el 30% del patrimonio inmobiliario de la bota, y unos 100.000 edificios. Dicen. Imposible confirmarlo en pleno agosto y con todo el equipo de Gobierno Económico desplazado a la Españaza interina premarianil, pero si a eso le añaden

-los solares y edificios que se escritura Rouco por debajo de la mitra en la piel de toro,

-el ingente parque de casoplones que alquila y mantiene la filial vaticana Sopridex en la laica París,

-los trillones de dinero negro que han pasado por el IOR en las últimas décadas,

-los cheques que el probo ex embajador Paco Vázquez entregaba en mano a Su Cantidad para obras de caridad,

-y los Bonobuses y Bancoteles con Descuento y Palmatoria que expenden Aguirre y Gallardón,

...igual se resolvía la crisis de la deuda y hasta lo de la prima de riesgo.

Hay tanta viruta ahí, que sobraría algo incluso para que nos hagan a todos socios del fondo de reptiles de Jorge Mendes.

Claro que convertirse en socio del IOR, Mendes, Mou y Gilmarín de una sola tacada no es que sea un milagro, es que es casi un seguro de acabar mal. O en los tribunales o en el monasterio, capuchino, descalzo, triste, solitario y final.

Viva Vaticalia, pero por poco plazo. Cuatro pes seguidas... PPPP. Ay.

Y abrazos fraternos a todos, Papagirls, boys, Marianistas o Indignati que fueren.











Hola de nuevo, amigos.

Esto empieza a parecerse cada vez más a Tangentopolis. Esta mañana se ha suicidado en su despacho Mario Cal (a la derecha), hasta hace solo tres días gerente y vicepresidente del Hospital San Raffaele de Milán, y durante más de 40 años mano derecha del cura y médico Luigi Verzè (izquierda), querido amigo de Silvio Berlusconi.

Cal tenía 71 años, y según ha dicho su abogado estaba muy preocupado porque el hospital ya no tenía dinero para pagar a los proveedores. La deuda del San Raffaele asciende a más de 900 millones de euros, ha revelado una reciente auditoría de Deloitte, y hace unos días Cal había declarado como testigo ante los fiscales que investigan la quiebra de la clínica.

El célebre centro hospitalario de excelencia, fundado en 1971 por el visionario sacedorte Don Verzè, se ha convertido con los años en un símbolo del berlusconismo. Si no por otra cosa, porque está situado a las puertas de Milano 2 (la urbanización que hizo rico y famoso a B.), en la Vía Olgettina, calle que algunos recordarán porque es allí donde residen las concubinas del harén. Algunas eran atendidas gratis en el hospital gracias a la mediación del sultán, como nos contó en su día Marystella García Polanco, y allí trabajaba también (no está claro si como higienista dental o como mera azafata) la corista televisiva Nicole Minetti, cuando B. fue ingresado tras sufrir la agresión del Duomo, antes de convertirse en diputada regional del PDL por la asamblea de Lombardía y de ser procesada como la 'madame' del prostíbulo de ida y vuelta.

Minetti_nicole_minetti_02

Verzè, el médico nonagenario, siempre ha dicho entre bromas y veras que su prestigioso laboratorio estaba buscando la pócima de la eterna juventud por encargo del presidente del Gobierno vaticaliano, y hace justo un año entregó en persona a Barbara Berlusconi (la hija mayor de Silvio y Veronica Lario) la licenciatura en FIlosofía por la Universidad Vita-Salute San Rafalle, de la que es rector. Ni que decir tiene que B. B. (bis) obtuvo, a sus tiernos 26 años, la máxima nota, un 110 e lode (matrícula de honor).

De forma no menos simbólica, el reinado de Don Verzé en el hospital y la aneja universidad fundada en 1996, que cuenta con el filósofo ex comunista Massimo Cacciari como gran protector (es amigo íntimo de Lario) acaba de pasar a la historia sepultado por las deudas. El Vaticano ha dado un sonoro golpe de mano y desde el viernes domina el consejo de administración del hospital. Tarcisio Bertone en persona ha decidido invertir 200 millones de euros, y enviar a Milán un nuevo cuadro de dirigentes, entre los cuales está Ettore Gotti Tedeschi, actual presidente del banco vaticano, el Instituto per le Opere Religiose (IOR). Lo mejor de cada casa, como ven.

La espeluznante imagen de un gerente de oro que se pega un tiro agobiado por las deudas, tras hablar con los fiscales y dejando dos notas de despedida (una para su mujer y otra para su secretaria), trae de nuevo a la memoria los suicidios y crímenes excelentes que adobaron el megaproceso Manos Limpias que marcó el fin de la I República y los años noventa. Y lo malo es que no es descartable que sigan sucediendo casos así. El estado de descomposición y corrupción en el que ha naufragado 20 años después el sistema berlusconiano-vaticaliano que emergió de aquel intento de limpieza general es, a todas luces, mucho más profundo y huele bastante peor que aquel.

Entonces los políticos robaban, sobre todo, para el partido. Hoy, el latrocinio se ha hecho cada vez más individualista, menos solidario, más desvergonzado y generalizado. Vivimos en lo que Paolo Flores D'Arcais llama la 'cleptocrazia' o 'gobierno de los ladrones'. Y todo hace indicar que la muerte de Cal es solo la horrible punta de un iceberg que el Titanic de Tremonti no podrá sortear. La impresión, más bien, es que el hundimiento no ha hecho más que empezar.

El caso de la P4, que ha salpicado ya, más o menos directamente, a B., a Gianni Letta, a Tremonti y a Massimo D'Alema promete deparar todavía muchas noticias. Llamarlas sorpresas no sería justo. Las hediondas alcantarillas de Vaticalia nunca han dejado de supurar, y los próximos meses serán pródigos en titulares explosivos y arrestos estupendos.

Para los últimos días de Pompeya, se diría que más que un Gobierno técnico, lo que necesitará el Belpaese es un buen equipo de jueces y policías. Encabezado por Andrea Camilleri.



Giulio Tremonti es el hombre del rigor, el superministro de Economía del Gobierno italiano. Un buen católico, norteño y levemente arrogante, que ronea en medio mundo de ser el campeón del equilibrio presupuestario, el hombre que ha puesto finalmente orden en las caóticas finanzas vaticalianas. Su currículum le coloca de joven en el socialismo craxiano (fue el técnico fiscal que puso en marcha el sistema del otto per mille, el 0,8% de las declaraciones de la renta dedicadas a la Santa Madre Iglesia), y luego enseguida embedded en la Forza Italia de primera hora: un berlusconiano convencido, fanático, que ha dirigido la economía del Belpaese desde 2001 hasta 2006, y desde 2008 hasta ahora mismo.

Casi avergüenza poner otra vez los datos, porque él piensa que Superman a su lado es una vendedora de castañas, pero en fin, la realidad es la que es: bajo su aplaudido papado, Italia es el tercer país del mundo que menos ha crecido en la última década, solo por detrás de Haití y Zimbawe: un 0,2% de media anual. Dicho de otra forma, los italianos se han empobrecido como ratas con su política de teórica contención del gasto, y la deuda pública no ha dejado de crecer, hasta colocarse en la tercera posición mundial, superando ya en más del 20% la cifra del Producto Interior Bruto.

Mientras tanto, aunque Tremonting es un reputado fiscalista, y condueño de un despacho solicitadísimo por las mejores firmas, la evasión fiscal vaticaliana cabalga indómita hacia los 150.000 millones de euros anuales (según confesión propia al FT, se trata de una cifra "increíble"), y Bruselas lleva dos años imponiéndole ajustes y más ajustes (como a todos, por lo demás) que él presenta al público con una sonrisa medio cínica, entre eslóganes de autopromoción, profusión de palabros en inglés y un caos digno de peores causas.

Cuando Tremonti presenta sus ajustes a sangre y lágrimas, generalmente con Berlusconi al lado, es mucho mejor apagar la tele y esperar a que acabe la conferencia de prensa. Se entera uno mucho más.

El último lo ha presentado el otro día y aquello parecía Robin Hood y la revolución francesa hechos ajuste divino. En el borrador había reformas y bajadas de impuestos, medidas para el desarrollo, tasas contra la especulación financiera de los bancos, golpazos a los dueños de coches potentes, recortes impresionantes del gasto de la política, en fin un capolavoro megaético que asegura la reducción del déficit y costará apenas 47.000 millones, aunque la mayor parte, no se asusten, la haremos en 2013 y en 2014, que para entonces ya habrá aquí otros a quien escupir y tirar monedillas a la cara.

Un par de días después, cuando la propaganda deja poco a poco sitio a los datos reales y a la fría verdad, empiezan a conocerse los detalles y toma forma el verdadero rostro de Tremonting: el ajuste vale en realidad 68.000 millones, pega un palo del carajo a los pequeños ahorradores que invierten en títulos del Estado, a los bancos les íbamos a crujir pero al final no nos hemos atrevido, los impuestos suben por todas partes pero son los ayuntamientos y las regiones quienes lo hacen, nosotros no metemos la mano en el bolsillo de los italianos, aunque las pensiones de los jóvenes trabajadores no alcanzarán ni de lejos los 1.000 euros cuando se jubilen.

Algunos habrán visto además las imágenes de la edificante rueda de prensa de los cuatro o cinco ministros vaticalianos en fila, esa que Tremonti suspendió el lunes por "mal tiempo" cuando Napolitano cazó a Silvietto metiendo de matute la inocente y muy solidaria cláusula que iba a ahorrarle 750 millones a Fininvest "porque con esta crisis pagar indemnizaciones así pone en riesgo la viabilidad de muchísimas empresas", y no quisiera yo tener que despedir a 500 o 600 trabajadores justo ahora.

El vídeo es este de aquí abajo, y en él Tremonti radia para sus amigos la alocución de su colega Renato Brunetta, el pequeño titular de Administraciones Públicas. Le dice de todo menos guapo. Cretino, estúpido, típica intervención suicida, tonto, ¿le oyes, no es bobo de remate?. "No, ni siquiera le sigo", contesta Sacconi, otro buen católico socialista.

En fin, como diríamos en Españaza, un ambientón de cojones, mientras la deuda cotiza a 225 y bate récords cada día.

Bueno, pero ello no era todo. Resulta que ayer llega una juez de Nápoles, y ordena arrestar a Marco Milanese, que ha sido desde 2001 la mano derecha de Tremonting. Los magistrados que investigan los oscuros trapicheos de la logia masónica P4 afirman que el diputado del Pueblo de la Libertad, que dimitió hace una semana de su cargo de asesor en Economía, es quien paga el alquilercito de 8.500 euros mensuales de la casa romana donde vive el ministro del Tesoro.

Hace un año, otro ministro, Claudio Scajola, dimitó de su cargo cuando se supo que un constructor, Diego Anemone, le había pagado más de la mitad del piso que compró con vistas al Coliseo. Scajola dijo que no tenía ni idea, pero que si se enteraba de que eso era verdad, dimitiría. Y al fin, dimitió.

Hoy, Tremonti ha respondido a la acusación con una nota muy suya, en la que afirma que esa casa en absoluto es suya, pues él duerme tres veces por semana en Roma desde hace 15 años pero nunca ha tenido casa porque él solo tiene casa en Pavía. Añade el ministro de Economía de Pavía que Milanese le ofreció okupar su modesta morada "temporalmente" y que él aceptó (quizá por ahorrar en hotel para reducir el gasto público) aunque la casa estaba "a su entera disposición" (de Milanese). Pero que, en fin, dado como están las cosas, no se hable más, esta misma noche hace las maletas y se larga con los calzoncillos y el cepillo dientes a otra parte.

Caso cerrado. Los grandes hombres resuelven así los problemas. Rápido y con un par.

Lo malo, ay, es que la investigación ofrece nuevos elementos de sobornos, chantajes cruzados, corrupción, lujos excesivos y ajustes de cuentas en la cúpula tanto del Ministerio de Economía como en la de la Guardia de Finanzas, la policía financiera que depende del Tesoro y de la que era un alto oficial Marco Milanese, quien ha sido imputado por corrupción y revelación de secretos oficiales.

La jueza asegura además que el pisito de 8.500 euros donde habita Tremonti es propiedad de la institución llamada Pio Sodalizio dei Piceni, y añade que en el apartamento se hicieron obras de reforma por valor de 200.000 euros que "Milanese nunca ha pagado". Se supone que Tremonti tampoco, y eso le honra. No están las cosas para dispendios.

Ahora, lo del pío sodalicio merece un paréntesis: fundada a inicios de 1600, era en origen una asociación de marchigiani (nativos de Las Marcas, capital Ascoli Piceno). Luego fue convertida en la Confraternidad della Santa Casa di Loreto en 1633 por el papa Urbano VIII, y más tarde Inocencio XI les ascendió a Archiconfraternidad de la Nación Picena en 1667. Es decir, una especie de Liga del Norte del Renacimiento tardío.

Pasaron los siglos, y en 1963, afirma la web del ente, el Pio Sodalizio dei Piceni dejó de ser Obra Pía y pasó a ser Fundación Escolástica, y desde aquel día está bajo control del Ministerio de la Universidad y la Investigación Científica. La ironía quiere que Tremonti, buen socialista católico, haya recortado en estos años cientos de millones de euros a la universidad y la investigación, pero ni un solo céntimo a los colegios católicos concertados (CCC). Claro que viviendo de gorra en un piso del Pío Sodalicio que cuesta 8.500 pavos mensuales, la cosa tiene menos mérito.

Según la juez Amelia Primavera, que firma la orden de arresto, la relación entre Milanese y Tremonti sigue siendo "estrecha y próspera" y "muy poco clara", ya que un año antes de que fuera firmado el contrato con el Pio Sodalizio dei Piceni, Tremonti entregó a Milanese un cheque de 8.000 euros. ¿Pero quién no le ha entregado alguna vez un cheque de 8.000 euros a su mano derecha, sobre todo si le pone un piso a toda madre en el centro de Roma, a dos pasos del Hotel Raffaele donde aquellos ingratos le tiraron las liras a Bettino Craxi?

La juez revela además que, en su declaración judicial, Tremonti (que no está acusado de ningún delito) afirmó que dentro de la Guardia de Finanzas hay "diversas corrientes enfrentadas entre ellas", y que "algunos representantes del Cuerpo (mmmmm) mantienen estrecho contacto con el presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi". Este extremo inquieta, porque parece denotar cierta inquina entre Giulio y Silvio. A no ser que los representantes del Cuerpo fueran jóvenes escasas de ropa.

Pero lo mejor queda para el final. Según los magistrados, Milanese ha tejido una red de influencias, poder y chantajes desde 2004 explotando su "posición privilegiada" de "asesor del ministro Tremonti y de alto oficial de la Guardia de Finanzas", y ha filtrado informaciones a empresarios sobre las investigaciones de la policía tributaria. Pas mal, siendo como era, dice la jueza, "uno de los máximos exponentes que el ministerio había designado para reprimir la evasión fiscal".

¿Increíble, no? Sí, resulta realmente increíble que con tipos así al frente de la lucha contra la evasión, la evasión fiscal 'under Tremonting' encabece las tablas europeas.

El auto judicial concluye afirmando que, a cambio de dar esa información reservada sobre investigaciones de la Guardia de Finanzas, la mano derecha de Tremonti recibió del empresario Paolo Viscione "joyas, relojes, coches de lujo (Aston Martin y Ferrari), viajes y 450.000 euros en contante, por una suma total de más de un millón de euros".

De todo este párrafo, Tremonting no comenta ni mu en su nota exculpatoria. Quizá es que la mano izquierda no sabe lo que hace la derecha. O tal vez que Milanese guardaba los relojes, las joyas, los cochecitos, los viajes y los jurdoses lejos del alcance de Tremonting, y que las tres noches por semana que dormían juntos se desnudaba en otras alas de la mansión. No fuera a ser que se los confiscara. O confiscase.

Como decíamos hace unos días, es lo bueno que tiene Vaticalia. Todo fluye, y la ley de Murphy nunca falla. Y bueno te hará el que la poltrona te quitará.

Un apunte final debido a Milena Gabanelli, la directora del fabuloso programa Report, de RAI3, el espacio más odiado de Tremonti. El ministro pasó el día de ayer conectado en directo con el Consejo de Administración de la RAI intentando que no se discutiera sobre la continuidad del programa. Como suele, a Tremonting le preocupa mucho más la imagen que la sustancia.

viernes, 29 de julio de 2011

Monedero

Tras los mares del Sur
La izquierda y el 15-M
27 jul 2011
Compartir: facebook twitter meneame delicious
Anuncios Google

Anuncio Único

*
La Botella del Futuro

Plant Bottle de Coca-Cola, un Paso más Hacia un Mundo 100% Reciclable!
www.Coca-Cola.com.ar/PlantBottle

«Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Después te atacan. Entonces ganas»

Mohandas Gandhi











Coraje e imaginación para pensar diferente



El pensamiento crítico necesita imaginación y coraje. Imaginación para poder pensar aquello que ha sido intencionalmente oculto por el poder. Esas rendijas de luz que fueron cementadas apenas empezaron a alumbrar. No es fácil. Aquellas realidades que “pudieron ser” no están a la vista. Su posibilidad sólo se convoca cuando se mira la realidad con ojos dolientes. Cuando necesitas un instrumento que te ayude a pensar lo que ya estás intuyendo. Sin malestar no hay voluntad de transformación. La desazón es la entrada del cambio. El pensamiento crítico es un constante Pepito Grillo que parece tocar en la puerta de la tristeza a cada rato. Por eso la imaginación debe llamar sin cansancio a la esperanza.

Hace falta también coraje. Porque buscar alternativas molesta a los que han encontrado alguna ventaja en lo que existe. Los privilegiados, de partida defienden su privilegio. Por eso el pensamiento crítico es más difícil que el pensamiento obediente. Se gana la animadversión de los asentados. “No se puede, lo vas a empeorar, vas a estropear otras cosas” forma parte del arsenal intelectual de la reacción. Con frecuencia, el que protesta tiene más papeletas para ser cuestionado que el que ha creado el problema. Pero en tiempos de “crisis”, solo el pensamiento “crítico” tiene claves para acertar en el diagnóstico. Economistas críticos, politólogos críticos, sociólogos críticos señalaron los problemas del sistema. Pero era más cómodo abrazar, a lo sumo, operaciones cosméticas (como la tercera vía o el fin de la historia o la muerte de Estado) para enmascarar la renuncia a la honestidad intelectual..

La derecha no se equivoca contra el 15-M

El movimiento 15-M (por darle un nombre) ha recibido muchos ataques desde diferentes sectores políticos. La derecha descerebrada –la que recibe la consigna y luego argumenta- intentó crear vinculaciones entre la acampada de Sol y supuestos grupos de apoyo a ETA. La acusación era tan irreal que pronto decayó. Otra acusación conservadora, más acerada, centró los ataques en el supuesto “perroflautismo” del movimiento, esto es, asumir que se trataría de gente ociosa, “ni-ni”, que viviría del cuento y decidió protestar desde la Internet que pagan sus padres. ¿Perroflautas con carreras, doctorados, estancias en el extranjero, idiomas, experticia informática, experiencia profesional –en todo tipo de trabajos precarios- y apoyados por algún premio Nobel de Economía?

La iglesia, como siempre, ayudó a remozar la coartada nacional-católica y no dudó en echar la culpa del laicismo generalizado a esos manifestantes que tienen un concepto del amor diferente del que se adoctrina o desliza con maneras de cine oscuro en no pocos colegios clericales. Y decimos coartada porque, cada vez con más claridad, el único interés de la élite de la derecha es económico, siendo la ideología un acompañante funcional de sus verdaderos intereses. En ese reproche desde la derecha a las reclamaciones del 15-M está esa voluntad patronal de crear una conciencia ciudadana subordinada y sumisa que permita recuperar la tasa de beneficio en tiempos de tribulación económica (algo que la siempra más pragmática derecha catalana ha entendido con claridad, no dudando en enviar, como adelantada de un futuro gobierno estatal de la derecha, a los mossos para reprimir al movimiento con una dureza directamente proporcional al miedo a perder privilegios económicos). “¿Pero porqué protestan? Yo cuando era joven…?”. Como si las nuevas generaciones anclaran en sus cabezas conciencias de los años cuarenta en vez de ser hijos de su tiempo y de sus posibilidades. “¡Ya hubiera querido yo a tu edad!”. Aunque ya ni eso es verdad. Los jóvenes no tienen ni siquiera la posibilidad de imaginar cómo será el futuro dentro de 20 años.

El 15-M como la última moda para una socialdemocracia sin programa

La izquierda ha tenido sus matices al valorar el movimiento. El PSOE empezó reprimiendo –Rubalcaba mandó a los antidisturbios en Madrid la noche del 15-M y también la del 16-M- hasta que vio que esa actitud alimentaba el incendio. Entonces pasó a ver las quejas como una “bienintencionada” protesta que decaería con las vacaciones de verano, no dudando, como vimos en Valencia o vemos en los desahucios, en volver a mandar a la policía cuando se pusiera en cuestión de manera real la legitimidad del sistema.

Pero como la socialdemocracia renunció a decir cualquier cosa de izquierda cuando abrazó la tercera vía, el 15-M le permite ahora sortear su renuncia de ayer y saludar las peticiones de los indignados como si fueran un programa novedoso que, llenos de generosidad, se apresuran a hacer propio. Rehenes de la última moda desde que renunciaron al arsenal marxista (incapaces, siquiera, de asumir todos los desarrollos del posmarxismo), han saltado de Giddens a Pettit, de Lakoff a Stiglitz, de Vallespín o Savater a Rifkin. Siempre como un discurso retórico que les llevaba a tararear la música pero ahorrarse la letra. Ahora está el 15-M. ¿La penúltima operación de lavado de cara? El PSOE lleva demasiado tiempo viviendo de la condición poco democrática de la derecha española. Aunque ese camino también se agota. La operación Rubalcaba no se da cuenta de que si aceptara realmente el discurso de la indignación, debiera regresar a unos tiempos en lo que por ser socialdemócrata, como mal supo Oloff Palme –y nuevos asesinos actualizan-, podías levantar las iras de los poderosos. Y no estábamos ante una crisis como la actual. No son tiempos de operaciones cosméticas. La bandera del 15-M agitada por el brazo nervioso de Rubalcaba tiene una credibilidad similar a la bandera blanca ondeada en un barco pirata lleno de marineros tuertos con el cuchillo en la boca.

Oscilaciones de la otra izquierda sobre los indignados

IU también ha oscilado a la hora de entender el movimiento. La dirección de Madrid lo despreció con maneras de nuevo rico (las encuestas decían que iba a subir en el conjunto del Estado más de los tristes 30.000 votos finales). Algún concejal de Madrid, con maneras de John El Cobra, recordó a alguno de sus compañeros comprometidos con el movimiento, que debían escoger entre la “chusma” de la calle o las instituciones. La dirección federal, más atenta, ha querido acercarse pero no ha terminado de entender que es un espacio cuyo círculo de representación no debe usurparse (lo que le valió a Cayo Lara el desafortunado chaparrón en un deshaucio). Y otro tanto ocurre con el recién creado partido dentro de IU, Izquierda Abierta, que sabe que su futuro depende de conectar con la indignación popular pero se ve lastrado por un exceso de biografía y por las urgencias electorales.

Si bien es cierto el acercamiento al 15-M por parte de algunas fuerzas políticas en reconstrucción (es el caso de Izquierda Anticapitalista, al igual que muchas bases de IU que se creen la refundación o la necesidad de crear frentes amplios), tampoco desde esos sectores se han ahorrado las críticas, apoyándose inicialmente en la natural confusión del primer momento, donde gentes de UPyD, falangistas, anarcocapitalistas y yuppies neoliberales llegaron en algunos lugares a asumir la portavocía. Los intentos de cooptar el movimiento por parte de neofalangistas, mariocondes o garcíatrevijanos (que proponen una relación caudillesca entre el líder y el pueblo, al margen de partidos o instancias intermedias), han alimentado esas críticas. Pero la sospecha viene de fondo y tiene que ver con la conversión de la izquierda tradicional en una suerte de feudo vallado conceptualmente que, encerrado con el juguete roto de su ideología acorralada, terminar por despreciar lo que ignora.

Hay una mirada desde la izquierda radical que no confía en el 15 M por asuntos que no ha terminado de entender, no siendo el menor de ellos el diferente momento de politización de las gentes que configuran el movimiento (en ocasiones, incluso, marcado por una clara condición “pre-política), lo que se ha querido despachar con adjetivos poco amables que no aciertan en ver la potencialidad del movimiento (“dóciles, descafeinados, amigos de la no violencia o perezosos intelectuales”). ¿Debilita el 15-M a la izquierda o la refuerza? La respuesta es evidente. Mientras la izquierda duda, la derecha oficial, por el contrario, lo tiene muy claro. Y conforme se acerquen las fechas electorales, el PP y CiU van a exigir con mayor insistencia que se acabe el movimiento indignado. Por que el 15-M sirve para frenar desahucios, para regresar la protesta a las universidades, para agitar a los sindicatos, para que el PSOE intente colgarse alguna etiqueta progresista, para denunciar el deterioro medioambiental, los riesgos de la energía nuclear o el ecocidio capitalista, para que la izquierda desunida entienda que debe unirse, para que los poderosos -los que tuvieron miedo hace cuatro años y dijeron que iban a refundar el capitalismo-, vuelvan a inquietarse. Sirve para que Strauss-Kahn se sienta vigilado, para que las Cajas de Ahorro sepan que sabemos que nos están robando, para que la SER y la COPE digan a cada rato que el movimiento está muerto y resucite, para que podamos hablar de una nueva Constitución hecha por el pueblo soberano, para entender que la Transición fue una transacción, para decirle a la democracia que ese sistema electoral le hace desmerecer ese nombre, para cargarle al capital su estricta responsabilidad en el hambre de Somalia y en los desahucios en Murcia, Madrid o Sabadell. Para que cosas que eran imposibles vuelvan a aparecer como posibles.

Saber las cosas de otra manera

Lo cierto es que el 15M ha demostrado una manera diferente de empezar a operar políticamente. Contaba Antoni Domenech, citando a Marx, que el movimiento “no lo sabe pero lo hace”. Y, además, funciona. En poco más de dos meses ha alterado la agenda política, ha resucitado de cada una de sus anunciadas defunciones, ha movilizado a la ciudadanía crítica que ya había renunciado a creer en la esfera pública y ha reformulado la mirada de los que sin tirar la toalla cada vez tenían menos argumento para habitar el doliente patio de la izquierda. En esa voluntad de resurrección, el 15-M ha venido a contarnos otra vez que hay gente que es marxista sin saberlo. Les basta haber dado el salto del dolor al conocimiento. Haber pensado en las causas del dolor, haber señalado culpables y disponerse a repetir tantas veces como sea menester que no están dispuestos a aguantarlo. Una generación que ha vivido con muchas comodidades materiales no tiene por qué tener la misma conciencia que un obrero precarizado. Una patina de formación marxista ayudaría a afirmar con El Roto: “Si tengo coche, vacaciones y chalet en la sierra ¿para qué voy a acabar con el sistema?”. Pero la condición cíclica del capitalismo ha puesto delante de los ojos la lógica del sistema. Y el movimiento, una vez más contra todo pronóstico, está sabiendo leerla.

El 15M es, como dijo Ibáñez de cada momento prerrevolucionario, “una gran conversación”. En ese diálogo, tan contrario a los monólogos neoliberales (“¡Esto es lo que hay!”, “¡Lo tomas o lo tomas!”), la gente ha empezado a politizarse. Que los más avanzados regañen a los más rezagados no sirve para gran cosa. Hemos visto rechazar banderas republicanas al comienzo del movimiento. Y hemos visto el 24-J un Madrid sembrado de saludos al abuelo que ya no está, mientras el aire madrileño ondeaba de banderas republicanas que le agradecían el esfuerzo que hizo cuando luchó contra el franquismo. Hemos escuchado un repetido “no somos políticos” en los inicios de la acampada Sol, y hemos escuchado a Sol, delante del Congreso, corear las lágrimas de un viejo comunista cantarín y revolucionario al que querían como líder del 15-M. Hemos visto cómo gente que hace unos meses aún era carne de anuncio, gritaba al unísono: “a-anti-anticapitalista”, cuando los caminos de la crisis, en Barcelona, Badajoz, Grecia o Tharir, le enseñaban que el problema no estaba en el sistema sino que era el mismo sistema. Lo que no ha sido capaz de hacer ninguna protesta clásica, esa que sabe que existe la clase obrera pero que aún no ha entendido que no se la puede representar.

Los primeros pasos de una sociedad que se había olvidado de la política

El 19-J, un jovencito arrancó una pegatina de Juventud sin futuro que brillaba lustrosa en la redondeada nalga de bronce de la escultura de Botero en el cruce de la calle Génova con el paseo de la Castellana. A todas luces ese joven era ingenuo, bienintencionado e, incluso, seguramente estaba poco concienciado. La escultura de Botero no tenía la culpa del mal gobierno. Pero cuando haya que protestar por, digamos, el pacto del euro, ese muchacho va a estar, seguro, en los piquetes de protesta. Y cuando la policía le golpee –porque la policía, como hemos visto en Grecia, va a golpear en cuanto siga viendo que este movimiento tiene serias intenciones-, va a entender muchas cosas. Porque ya está en la calle, y no en un centro comercial comprando marcas repetidas ni viendo malas teleseries ni haciendo un botellón hasta caer desplomado. Y se acordará él mismo de la pegatina, porque nadie le insultó ni le montó un escándalo por una supuesta tibieza política aquel mediodía.

En una reunión de partido con jóvenes interesados, después de las presentaciones de los recién llegados, que repetían la fórmula, “soy simpatizante pero no militante, soy simpatizante pero no militante”, “soy simpatizante pero no militante”, un viejo afiliado de la primera hora espetó: “Pues miren ustedes por dónde que yo soy militante pero no simpatizante”. ¿Quién es su sano juicio puede aguantar de primerizo o primeriza una reunión de partido? ¿Es que no está grabada a sangre y fuego en la conciencia de partido de nuestro país la justificación de la falta de amabilidad que escribió Brecht en “A los que nazcan después”? Que necesitamos nuevas formas de socialización política es evidente. El 15-M ayuda. Igual que ayudó el No a la guerra, pese a que allí había, incluso, gente de derechas declarada y convencida. Ni los doce apóstoles hubieran resistido el stress test de algunos puristas de la izquierda. Los comienzos, como en los Big Bang, pueden permitirse alguna que otra impureza. Las buenas intenciones las compensan. Lo contrario que los politizados que han pisado demasiadas novilladas. Mucha teoría y un exceso de malicia. Y el movimiento, además, es antitaurino.

El Manifiesto de la calle se escribe con las marchas

El capitalismo funciona con una severa y probada lista de contraindicaciones y efectos perversos. Y necesita, por su lógica -no por su maldad, que es mera coincidencia-, alimentar su “molino satánico” con, al menos, la mitad de la humanidad. Romper la rutina para ver este genocidio silencioso es el principal mérito del 15-M. Hacen falta muchos puentes y alguna que otra trinchera. El 15-M emplaza a cada cual con aires de novedad. No se puede seguir poniendo una vela a dios y otra al diablo. La universidad, los sindicatos, los intelectuales, los estudiantes van a construir después de Sol una lista diferente de “abajo firmantes” que tiene que dar respuesta desde el propio movimiento a cada instante. Ya no se trata de una foto ni de acuerdos copulares. No se trata de hablar con el movimiento. Se trata de ponerse en movimiento. Va siendo hora de que también llegue la Transición a los famosos y permita cambiar la fama de televisión por el respeto hacia las ideas. Gracias a que el 15-M ignora muchas cosas, no necesita olvidar todo aquello que le importuna o le frena. No hay bulas. Escuchas en una asamblea hablar a alguien y no sabes que es un premio Nobel de economía: lo que dice es sensato o no lo es. Y eso ahorra muchas imposturas. Ya no se puede poner una vela a la SGAE y otra a la Puerta del Sol.

El 15-M ha clausurado la añagaza de querer tener el aprecio de lo nuevo mientras se sigue despreciando lo novedoso con maneras viejas, gastadas y llenas de trampas. El movimiento quita los velos a los caducos espejos sin tirar ni una piedra, sin expulsar a nadie después de una reunión del Santo Oficio, sin usar las comas o los adjetivos para hacer diferencias. No despreciemos a la serpiente porque no tiene cuernos. La caricia del 15-M puede ser demoledora. Y si ayuda a acabar con este sistema putrefacto ¿cómo no sentirla como propia? “Somos hijos del bienestar pero no vamos a ser padres del conformismo”. Esta frase del movimiento ¿no está diciendo con claridad cual es el lugar desde el que se empieza a pelear? Y también cuando alguien dice: “68, apártate que nosotros vamos en serio”. Demuestra que algo se ha aprendido del pasado. Porque del simbolismo del 68 lo que queda es Cohn-Bendit pidiendo bombardear Yugoslavia bajo cobertura verde, y una generación que lleva treinta años mandando y se cree con derecho a dictar –a derecha y a izquierda- cómo deben hacerse las cosas.

Son tiempos confusos que necesitan aclaraciones. Unas, autogestionadas, de ignorantes aprendiendo con ignorantes (ahí los “expertos” sólo servirían para restar interés al aprendizaje). Otras, acompañadas, donde los experimentados estarán junto a los novatos hasta que pedaleen solos. También harán falta momentos de “liderazgo amable”, cuando la parálisis pueda medir mal los tiempos y haga falta gente que defienda, con contundente amabilidad, sus puntos de vista, ayudando a que no se descubra por enésima vez el Mediterráneo ni a que sea necesario escarmentar en cabeza propia. Y también son momentos de ruptura. Sólo puedes recuperar la relación con los padres una vez que te has marchado de casa. Hay momentos en donde más importante que los que están son los que no están. En España, donde una parte importante de la izquierda aún no ha hecho ninguna transición, claro que hace falta algún tipo de adanismo. Inventarte para que no ahormen los que te necesitan etiquetado.

La alegría frente a la violencia

Si la izquierda revolucionaria cayó en el culto a la violencia. Si la izquierda reformista cayó en el culto a las instituciones. Si la izquierda rebelde cayó en el culto a la indisciplina, el necesario encuentro de estas tres almas de la izquierda reinventa las formas de lucha y reclama poner fin a su divorcio. Jugando con sus posibilidades: desobediencia ante la violencia, institucionalización de la desobediencia, violentar la institucionalización. Las únicas guillotinas, sabe el 15-M, son simbólicas. ¿Violencia para qué? Si el cóctel Molotov sólo sirve para alegrar la vista y el brazo del que lo lanza, es contrarrevolucionario. Son importantes los logros de la Comuna de París, no el martirio de su fracaso.

El 15-M tiene algo que ha perdido la izquierda: sinceridad y alegría. La mentira tiene las patas muy cortas. Las reconstrucciones de la izquierda que no estén anclados en la verdad de la gente, van a ser flor de un día. Porque en vez de ilusión, van a transmitir tristeza. Aunque se quieran esconder bajo propuestas de disciplina militarista o con alertas ante el feroz lobo derechista. Las viejas formas, aunque aún no se hayan marchado, están marchitas, y el apresto artificial se desvanece con el amanecer. Es propio de gentes grises y tristes.Ni valen ni son deseadas. Hemos aprendido que un socialismo triste es un triste socialismo.Y lo decían las marchas de los sesenta en América Latina: somos mayoría, somos alegría.

Estamos ante una crisis estructural del sistema construido por la confluencia del capitalismo, del Estado nacional y del pensamiento moderno. La izquierda tiene que superar estas tres grandes autopistas. Utilizar el aparato del Estado para empoderar a la ciudadanía. Utilizar el desarrollo capitalista para frenar su depredador crecimiento sin sacrificar bienestar en ningún rincón del planeta. Utilizar la razón ilustrada para alumbrar el sentimiento ocultado y levantar ciudades de tolerancia, justicia y libertad dialogadas. Sin vanguardias, sin luchas armadas, sin represión popular, sin devolver golpe por golpe. Lo ha resumido el movimiento sin necesidad de rescatar las diferencias entre táctica y estrategia: “sin violencia somos más”.

Un libro para el 15-M: El principito de Maquiavelo

El principal riesgo del 15-M es caer en la melancolía. Querer dar respuesta en apenas unas semanas a un sistema que lleva cinco siglos desplegando sus tentáculos por cada rincón de la vida social por todo el planeta. No es necesario. Cada protesta es una tesela en un gran mosaico que se va construyendo cada vez que se dice “no” al sistema y se le da una dentellada a esa lógica depredadora del capital, el Estado y la Modernidad. Nos corresponde a cada cual empezar la tarea de traducción de cada pelea, a la búsqueda del significado global que nos entregue el cuadro completado. Por eso, el principal logro del 15-M ha sido dinamitar la “autorización política”, esto es, romper ese silogismo falaz: “democracia es votar, los gobiernos electos son democráticos, los gobiernos democráticos pueden hacer lo que quieran hasta las siguientes elecciones”. Mientras el movimiento construye su programa, ningún gobierno tiene un cheque en blanco. Tampoco el PP en el caso probable de que arrase en las próximas elecciones generales.



Claro que hay ingenuidad en el 15-M. La que acompaña todo gesto generoso. Por eso levanta tantas simpatías. Los partidos, por el contrario, perdieron la credibilidad cuando se empató la militancia con algún tipo de ventaja. Material o, quizá, solamente simbólica (a veces a través de una tradición familiar que genera afinidad). Se sabe que pertenecer a un partido es formar parte de un grupo con reglas disciplinarias y, con frecuencia, clientelares. Cuando alguien te habla de un partido –como cuando alguien te habla de una iglesia- tiene voluntad proselitista. Por el contrario, el 15-M parece traer al frente la máxima zapatista: “para todos, todo; para nosotros, nada”. Cuando te hablan del 15-M nadie te está vendiendo nada. Cuando te invitan al 15-M, tienes la sensación de que te están invitando a algo tuyo. No quiere tu voto, no quiere tu dinero, no quiere tu adoctrinamiento, no quiere tu inmolación, no quiere tu sumisión a líderes o siglas. Quiere que despiertes. ¿Cuándo fue la última vez que un partido pidió al pueblo que despertara?

Hace unos años, en una pregunta en segundo curso de la carrera de políticas acerca del último libro de política que habían leído, una alumna contestó que El principito de Maquiavelo. Esa respuesta, que entonces nos hizo reír, hoy debe hacernos pensar. Porque el libro del movimiento es, precisamente, El principito de Maquiavelo: una mezcla sabia de ingenuidad y sensatez. Ingenuidad para salir del cinismo de partido y del sarcasmo del sistema. Sensatez porque son tiempos de abrir las conciencias. Los fines de ciclo capitalistas siempre han desembocado, después de la fase financiera, en guerras. Con el desarrollo de las armas logrado, ese escenario apenas permite ser pensado. Es verdad que el 15-M ha conectado con el grueso de la población –todos intuyen que hay bastantes probabilidades de que el sistema termine cayendo sobre sus espaldas, incluidos los votantes de la derecha-, pero no deja de ser cierto que aún son más los votantes en las elecciones, los militantes de partidos y sindicatos, los que se quedan en sus casas, que los comprometidos con el movimiento indignado. Están sentadas las bases para que seamos más los que estemos dispuestos a dedicar parte de nuestro tiempo a cambiar las cosas, pero falta actualizar ese momento.

De ahí la importancia de las asambleas, de convocar una concentración en Madrid en verano y en puente y tener éxito, de llevar a los barrios la posibilidad de que los problemas se hagan voz. Es momento de incrementar la conciencia haciendo también la tarea de traducción: para que los movimientos hablen entre sí; para que los movimientos hablen con los partidos; para que los partidos hablan entre ellos. Pero las urgencias electorales no deben anegar el largo aliento del 15-M. Estamos hablando de poner en marcha un nuevo contrato social y eso necesita muchas voluntades llenas de credibilidad. La que se restaría si cualquier ingeniería electoral le quitara el oxígeno al niño que está creciendo. El mejor escenario electoral será, en cualquier caso, un mal resultado electoral. Y ese escenario electoral será además patético si no es capaz de dar respuesta a un pueblo cansado de mentiras que quiere atreverse a reinventar muchas cosas. Es tiempo de que la mujer del César, el César y todos los que les acompañen, no solamente sean muy buenos, sino que también lo parezcan. Quien sea generoso de verdad, que dé un paso al frente y dos hacia detrás.

Como si fueran embajadores de la Alta República Democrática Ibérica, los indignados que marcharon hacia Madrid, recibían en cada pueblo el “cuaderno de quejas” de una ciudadanía que había visto anegados todos los canales de diálogo. Aun desconociendo su programa, sus líderes, su estructura, las gentes de los pueblos sabían que el diagnóstico de los indignados es correcto. Ha ido sumando todas las críticas a los rotos del sistema desde hace más de una década. Ha convocado el otro mundo posible de los Foros Sociales Mundiales, ha vuelto a decirle al FMI que 50 años bastan, le reprocha a las inmobiliarias los pisos vacíos y los desahucios, carga contra los insultos al Estado de derecho y a la división de poderes, dice que además de votar, quiere hacer política, es más listo que la televisión y sabe cosas que ya no salen en ningún programa, entiende que los paraísos fiscales son cárceles para la humanidad y quiere edificios de cristal para que la corrupción no se esconda, ha aprendido a trenzar en red la inteligencia colectiva (no dejando esa fortuna a los Bill Gates de turno) y sabe, por si le faltan las fuerzas, que ayer hubo otros que lucharon por la pelea que les tocó, y reclaman esa memoria como parte de un hilo común de emancipación. Todo ese mosaico, de repente y junto. El 15-M.

Como en una homeopatía del corazón, las columnas de indignados fueron avanzando por los caminos de España en el mes de julio, limpiando las arterias taponadas mientras daban voz a la gente. Hasta lograr que el corazón de Sol volviera a latir esperanzado y lleno de oxígeno. El verano volvió a ser cálido en Madrid. Como en los mejores momentos del final del franquismo; como en los mejores momentos del referéndum contra la OTAN; como en los mejores momentos del No a la guerra. Sol palpitando lleno de pueblo consciente. Con el músculo del 15-M tan vivo. Hasta entregar en el Congreso ese cuaderno de quejas recogido por todo el país.

Nada es fácil. Es más lo que resta que lo conseguido. Pero la inquietud del poder es el mejor síntoma. El neoliberalismo ha tenido su mejor baza en hacer creer a la gente que no existía alternativa. Ahora no hace falta una alternativa cerrada para estar en desacuerdo. Cada conciencia que se despierta es un palo en la rueda del sistema. Sin falsos optimismos pero sin el pesimismo de la inteligencia abscesado en el cerebro. Y esta sensación de que las cosas apenas están empezando.
Anuncios Google

Entre uno y tres: 3

*
Encuesta Nacional GEA-ISA

Elección Presidencial 2012 Preferencias entre aspirantes
www.isa.org.mx
*
Ishii Gobernador

Para seguir Construyendo el País Afiancemos la Provincia
www.ishiiargentina.com
*
Pensamiento - Logosofía

Una ciencia que estudia el sentido de la vida. Gane un libro gratis
www.logosofia.org.br/libro-gratis

2 comentarios:

*
#1 Comentario por lemur

27/07/2011 16:12

Creo que esta propuesta de IA es lo más interesante que ha hecho la izquierda en estos últimos tiempos:

http://www.anticapitalistas.org/Carta-abierta-a-la-izquierda

¿ qué dice IU sobre ella? ¿ estaría dispuesta a someterse a estos criterios democráticos, de elección desde abajo de las listas y del programa y a renovar a toda la caterva de momias políticas que atesora? este es el debatr ahora. El 15-M debe ser el revulsivo necesario para construir otra izquierda, anticapitalista y alternativa.
*
#2 Comentario por UN PASIEGO

28/07/2011 23:00

La propuesta de IA propone algunas cuestiones obvias. El problema es que IA mantiene los mismos esquemas cognitivos que ha llevado a IU a la deriva actual. Ambas organizaciones se dedican a publicar cartas llamando a la unidad. La unidad no se hace mandando cartitas para que las publiquen los medios sino haciendo propuestas realistas, teniendo reuniones, llegando a acuerdos y dejando a un lado los pruritos egocéntricos. Y una vez hecho esto se publican las cartas, se hacen las ruedas de prensa o se mandan a los medios los mamotretos que sean necesarios. Desgraciadamente, ni IU ni IA son interlocutores válidos para el resto de la izquierda (que es mucho más que estas organizaciones minoritarias con ínfulas del pasado). Ni IU ni IA pueden hacer llamamientos, lo único que pueden hacer es esperar a que el resto les llamemos. Y habría que mirarse el ombligo un poco, porque momias políticas hay en muchos espacios de la izquierda clásica, incluyendo a IA.

Juan Carlos Monedero

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y Director del Departamento de Gobierno, Políticas Públicas y Ciudadanía en el Instituto Complutense de Estudios Internacionale

martes, 26 de julio de 2011

Se estrella un Hércules en Guelmin ( Marruecos)

Más de 70 muertos al estrellarse un avión militar en el sur de Marruecos
La mayor parte de las víctimas son militares.- Al menos tres heridos en estado grave.- La niebla, posible causa del siniestro

AGENCIAS - Guelmim (Marruecos) - 26/07/2011




Al menos 78 personas han muerto al estrellarse un avión militar Hércules C-130 en la provincia de Guelmim, a unos 800 kilómetros al sur de la capital marroquí, Rabat, según han informado en un comunicado las Fuerzas Armadas. El siniestro, según este último balance, ha causado heridas graves a otras tres personas. De las víctimas, 60 son soldados, nueve tripulantes y 12 civiles, previsiblemente familiares de los efectivos del Ejército.

Marruecos

A FONDO

Capital:
Rabat.

Gobierno:
Monarquía Islámica.

Población:
34,343,219 (est. 2008)



"La niebla y las malas condiciones climáticas podrían ser la causa del accidente. Pero por el momento, no hay suficiente información", han precisado las autoridades marroquíes que ya han abierto una investigación. En esta línea, testigos citados por Reuters han asegurado que a la hora de la colisión, "una gruesa niebla" cubría la región. Por el momento, los servicios de emergencia han recuperado 42 cuerpos sin vida.

Hasta el hospital de la localidad de Guelmim han sido trasladados los heridos del accidente. El aparato salió esta mañana del aeródromo del Aaiún y cayó en una zona "entre el desierto y las montañas" y a unos ocho kilómetros de Guelmin, según ha indicado la misma fuente. Según han informado las autoridades militares, el avión cubre habitualmente la ruta Agadir (sur)-Aiún-Dakhla (Sáhara Occidental). El avión se ha estrellado contra una montaña llamada Sayyert, en el camino de Bouizakarne.

El aparato es un Lockheed Hércules C-130 con capacidad para 70 personas y se ha estrellado contra una montaña próxima a dicha localidad. Estos aeroplanos fueron diseñados en la década de los 50 y hoy día siguen siendo ampliamente utilizados para múltiples misiones en unos 50 países.

El más reciente accidente de aviación que ha sufrido Marruecos se remonta a 1994, cuando los 44 pasajeros que viajaban abordo de un avión de la Royal Air Maroc murieron junto a la tripulación en un accidente al suroeste de la ciudad de Agadir. Posteriores investigaciones determinaron que el accidente fue debido a que el piloto decidió suicidarse.