lunes, 28 de septiembre de 2009

Merkel según Gómez y Bassets

Merkel gobernará con los liberales
La socialdemocracia sufre su mayor caída de la historia de la República Federal - El líder del FDP, Guido Westerwelle, ocupará la cartera de Exteriores
J. GÓMEZ / L. BASSETS | Berlín 28/09/2009


Gracias, tu voto: Resultado 226 votos Comentarios - 330
Alemania ha optado por el cambio. Los liberales regresan al Gobierno después de 11 años de purgatorio en la oposición, una situación excepcional para un partido habituado a gobernar con socios mayores a derecha e izquierda. Los cuatro años de Gran Coalición han pasado una larga y amarga factura a los socialdemócratas, que se enfrentan a la peor situación posible, con una caída de más de 11 puntos que les deja en la oposición y abre una crisis en su liderazgo. La CDU, el partido democristiano de Angela Merkel, en cambio, apenas obtiene de dicha asociación una rozadura de menos de dos puntos. Los pequeños partidos sacan todos beneficios, en cada uno de los casos para alcanzar sus mejores resultados históricos.


Récord de abstención

Las hazañas de los enanos
La "amarga derrota" del SPD
Manos libres para recetas económicas conservadoras
Boda en la derecha
Merkel reducirá los impuestos a partir de 2011
Lluís Bassets
ENTREVISTA DIGITAL - 28-09-2009
Elecciones en Alemania - Director adjunto de EL PAÍS.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
Éste es el caso de los liberales, que con su 14,6% se escapan del pelotón de los partidos pequeños, donde Los Verdes les habían pisado los talones e incluso superado en algunas ocasiones, y se sitúan a sólo siete puntos del SPD, una distancia menor que la que hay en estas elecciones entre la primera y la segunda fuerza. Lo mismo sucede con La Izquierda, con su 11,9%, que consiguen el sorpasso de sus directos competidores, Los Verdes. Éstos, a su vez, con más del 10,7%, salen muy bien parados de unas elecciones en las que han hecho campaña con sordina y sin dirigentes de carisma.

El FDP trae bajo el brazo un programa de liberalización de la economía alemana y de recorte de impuestos que ha sido muy aplaudido por los medios de negocios. Pero lo hace a contra corriente, en el momento en que los Gobiernos de todo el mundo, incluidos los conservadores, adoptan políticas socialdemócratas para enfrentarse a las causas de la crisis financiera y aliviar los efectos sociales de la recesión. No es seguro que puedan aplicar en su integridad sus ideas, entre otras razones por el giro socialdemócrata de Angela Merkel, que ya destacó este domingo mismo su propósito de ser "la canciller de todos los alemanes". Destacan, en todo caso, el compromiso de los liberales respecto al alargamiento de la vida de las centrales nucleares, las reducciones de los impuestos sobre la renta, sociedades y sucesiones y el abaratamiento del despido.

Ascenso liberal

Los militantes de la CDU reunidos este domingo por la tarde en la sede central del partido en Berlín, la Konrad Adenauer-Haus, no expresaron su entusiasmo por el esperado resultado de su partido, sino por el ascenso liberal, que convierte en realidad la propuesta de incorporación al Gobierno planteada por Merkel a lo largo de la campaña electoral. La asociación con los adversarios históricos que son los socialdemócratas queda así como un paréntesis, que se deja atrás con alivio.

Para Merkel, la entrada de los liberales es una victoria personal, pues consolida su papel como líder de la CDU-CSU, después de unas elecciones en 2005 que arrojaron una situación equivalente a un empate, en la que se llegó a poner en duda su aptitud para ocupar la Cancillería. La canciller ha salvado un obstáculo más en una carrera política para la que muchos no la consideraban preparada. Primero tumbó a los barones de su partido, después consiguió convertirse en la candidata y saltó por muy poco el listón que la situó en la Cancillería en 2005, cuando prácticamente empató con los socialdemócratas. Aunque enseguida obtuvo y ensanchó sus márgenes de acción como canciller de una Gran Coalición, ahora deja tirados a aquellos socios por obligación a 11 puntos y tiene manos libres para gobernar con los nuevos socios de elección, en la fórmula clásica con la que se ha gobernado la república durante décadas. No es para Merkel una decantación hacia la derecha, sino una prueba más de su ocupación del centro, que le permite aliarse con los socios más convenientes en cada momento.

La continuación de la Gran Coalición hubiera sido fruto exclusivo de las debilidades de los dos grandes partidos y hubiera abocado a la inestabilidad y a la impugnación de la canciller desde sus filas. La coalición con los liberales tiene además la ventaja de que no es una asociación entre dos fuerzas iguales como la que se ha mantenido con el SPD desde 2005.

La consecuencia más visible del cambio liberal será la entrada en el Gobierno de su máximo dirigente, Guido Westerwelle, como vicecanciller y ministro de Exteriores. El dirigente liberal tendrá la oportunidad de proyectar su imagen en un escenario en el que los liberales han sabido siempre moverse como peces en el agua.

Westerwelle actuará en el surco marcado por otros jefes de la diplomacia liberales, entre los que destaca Hans Dietrich Genscher, el de más longeva vida política y el que más huella ha dejado en la historia, con sus 18 años en Exteriores y su protagonismo en los días de la unificación alemana. El rostro exterior es actualmente el de Angela Merkel, que supo evitar un cierto eclipse muy habitual en Alemania por parte de los ministros de Exteriores. Pero no cabe duda de que Westerwelle jugará a fondo la carta de su ministerio y se esforzará por robarle visibilidad a la canciller.


Récord de abstención
El dato de participación de ayer es una apelación a la reflexión sobre la evolución del sistema político alemán. Éste es un país de intenso compromiso cívico, en el que el ritual democrático convoca masivamente a los ciudadanos. Exceptuando las primeras elecciones de 1949, que registraron un 78,5%, todas las elecciones posteriores, hasta 1990, registraron una participación por encima del 84% con puntas hasta el 91%.

J. G. / LL. B.












La sorpresa? Que no hubo sorpresa
No hubo voto oculto de la izquierda. Esos votantes socialdemócrata de última horas, fiel infantería de la izquierda histórica que llenaron las urnas en 2005, desmintiendo los pronósticos más negros, esta vez no han aparecido por ningún lado. La izquierda ha quedado dividida y desmobilizada. La canción de cuna de la señora Merkel, que aparentemente adormecía a todo el electotarado, ha tenido unos efectos soporíferos terribles para los socialdemócratas. Ayer fue su peor noche en la historia de la República Federal de Alemania.

No hubo tampoco paradojas. Gana quien gana y pierde quien pierde. Ganan la canciller, ante todo. Porque gana incluso a quienes la han combatido sordamente desde su propia formación. Ganan Guido Westerwelle y sus liberales, que terminan los once años de travesía del desierto, con un resultado brillante. Gana la CDU-CSU porque sigue en el Gobierno, del que sólo ha estado ausente cuatro años en la época de la Alemania unificada. Ganan también los otros dos pequeños, con sus correspondientes resultados históricos: los Verdes, porque demuestran la solidez de su posición, a pesar de su mala campaña y su desgana electoral; La Izquierda porque consigue afirmar su posición hasta el punto de converirse en un agente imprescindible para una hipotética recuperación del poder para el SPD.

Aquí el único perdedor es el gran partido histórico de la clase obrera alemana, que pasa a la oposición con su tamaño jibarizado y la obligación de renovar su programa, sus alianzas y naturalmente sus desgastados dirigentes. La sorpresa de ayer noche es que no hubo sorpresa y que se impuso la lógica más elemental.

(aquí se puede leer la crónica que escribi a cuatro manos con Juan Gómez desde Berlín).

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Postura de Manuel Lozano - Ley de Medios.

POSICIÓN DEL DIPUTADO NACIONAL CLAUDIO LOZANO RESPECTO DEL PROYECTO DE LEY DE MEDIOS AUDIOVISUALES




Algunos legisladores que se oponen a esta propuesta dicen que el hecho de que existan monopolios, que haya concentración, es el resultado de la omisión o del bajo control que han tenido los gobiernos.

Paradójicamente, eso lo dicen quienes han gobernado y lo argumentan para sostener que no hay que avanzar para modificar lo que ocurre. Frente a los actos de no control, omisión y, diría, permisividad y potenciación, lo inteligente para este Parlamento es legislar de la manera más adecuada para desbaratar esos monopolios.


Hoy tenemos una situación que tiene que ver con las industrias infocomunicacionales en la Argentina, donde cuatro operadores tienen el 84 por ciento de la facturación y el 83 por ciento del dominio del mercado. Sólo cuatro firmas tienen el control sobre las industrias culturales y de comunicación. Si en lugar de firmas consideramos grupos empresarios, vemos que están en todas las hileras del proceso de producción de la cadena de la comunicación. Hay dos grupos dominantes: uno es Clarín y el otro Telefónica; el primero con el 35 por ciento del mercado.

Dado este contexto, que fue posible por la ley vigente de la dictadura, con las modificaciones y las permisividades que se tuvieron, nosotros desde Proyecto Sur estamos absolutamente convencidos de que esta propuesta, siendo perfectible, es mejor que lo que está, y por lo tanto vale la pena acompañarla.

También tenemos una preocupación que tiene que ver con no empañar el avance significativo que implica la discusión de este proyecto. Cuando se discute una legislación que tiene que ver con regular y limitar posiciones dominantes, existentes y constituidas, es lógico que haya conflictos y que, quienes se ven afectados, pretendan embarrar la cancha.

Ahora bien, lo que no es lógico es que a los problemas que podemos tener con aquellos que han acumulado licencias y tienen posiciones dominantes en el mercado, le adicionemos torpezas gubernamentales o errores innecesarios que terminan dando la excusa a pensamientos conservadores que no quieren modificar absolutamente nada.

Hubiera sido mejor terminar el debate como corresponde, a efectos de evitar escuchar en esta sesión, cuestiones de forma argumentadas por quienes no quieren debatir sobre el fondo de lo que pone en consideración el presente proyecto de ley. No obstante, es evidente que el manejo torpe, irresponsable y autoritario del oficialismo ha otorgado excusas a la oposición conservadora.

Nosotros creemos que esto merecía un debate más profundo y nos parece lamentable cargarle a esta legislación costos que no merece tener, porque de lo que se trata no es solamente de sacar la norma sino de que tenga la legitimidad suficiente como para poder sostenerse en el tiempo luego de ser sancionada.

Eso me lleva a decir que en esto que estamos discutiendo, hay dos historias. Una de ellas es la historia de un pueblo, que es el nuestro, que forjando organizaciones y construyendo acción colectiva fue capaz de recuperarse, desde lo más profundo, del horror de la dictadura. Es la historia de un pueblo que pagó con desapariciones, torturas, presos y despidos la batalla por la libertad de expresión y el derecho a la información. Esa batalla fue muy dura y lleva mucho tiempo.

Realmente es inaceptable que aquí haya legisladores que, frente a esto, manifiesten una situación de casi ignorancia, o que tengan el tupé de subestimar ese proceso de construcción política, de signo popular, del que participó un amplísimo conjunto de organizaciones de nuestro país.

No hay derecho a que se diga con liviandad que porque va a haber organizaciones de la comunidad en el ámbito de la Autoridad de Aplicación necesariamente esas organizaciones son oficialistas. Decir eso es despectivo; es no entender que nacieron antes que este gobierno y van a seguir después, y que están comprometidas con la problemática de la comunicación y con la defensa de la libertad de expresión desde hace muchísimo tiempo.

Me parece que es responsabilidad nuestra entender que puede haber urgencia, después de tanto tiempo, para concretar institucionalmente un avance significativo. Esta tarea se materializó en la Iniciativa Ciudadana denominada Coalición por una Radiodifusión Democrática. Efectivamente, elaboraron 21 puntos que sirvieron como marco de referencia para la construcción de una política en materia de medios de comunicación. Esta es la historia en la que nosotros nos asentamos para acompañar esta propuesta.

Pero hay otra historia que también aparece aquí y que no nos permite despejar bien el tema: la historia del gobierno. Este gobierno tiene un mérito, que es que el proyecto se esté discutiendo en el Parlamento. Ese mérito hay que reconocerlo. Pero al mismo tiempo, este gobierno ha coqueteado con los 21 puntos, ha coqueteado con este proyecto de ley y ha terminado subordinándolo a los dimes y diretes, idas y venidas, de su relación con los medios de comunicación; en realidad, lo ha inscripto en una lógica donde hay limitaciones evidentes en su política sobre los medios públicos y en donde, además, hay sospechas fundadas sobre su estrategia oscura en materia de negocios.

Por ello, es bueno tener en claro que esta nueva ley viene a borrar el espíritu del decreto 527, en el que el Gobierno planteó la prórroga hasta el 2017 de las licencias a los multimedios. Esto viene a borrar, también, lo que fue la autorización para la fusión entre Multicanal y Cablevisión.

En realidad me parece que es esta historia, que tiene que ver con el gobierno, la que muchas veces abre flancos de discusión que nos hacen apartar de lo que debiéramos tener como eje central, que es la discusión de la norma y de una legislación que trasciende la gestión actual.

Ahora bien, si tenemos estas dos historias, la del pueblo, sus organizaciones y su trabajo, concretada en los veintiún puntos, y la del gobierno con estas contradicciones, ¿qué derecho tenemos nosotros, como legisladores, para tirar por la borda todo el trabajo realizado, por las contradicciones y debilidades del gobierno nacional?

Nosotros no creemos que cuando dice “Poder Ejecutivo” en la ley siempre haya que interpretar que se trata solamente del actual. La verdad es que este tipo de discusiones revelan una suerte de combinación perversa entre la impotencia de la oposición para pensar que alguna vez puede triunfar, y los sueños de eternidad del oficialismo. El Poder Ejecutivo será el que podamos construir en términos políticos en la Argentina. Desde este lugar, desde el respeto a nuestra historia, a la del pueblo y sus organizaciones, nosotros acompañamos esta iniciativa.

Cuando apareció el proyecto original expresamos en este mismo lugar que no estábamos de acuerdo porque, desde nuestro punto de vista, no reflejaba adecuadamente los veintiún puntos de la Coalición. Dijimos que se estaban silenciando algunas cuestiones. Por ejemplo, no se establecía con claridad que el espacio radioeléctrico es un bien público administrado por el Estado, y nos parecía riesgoso -en el marco de una discusión sobre reasignación de licencias- dejar en el limbo jurídico esta definición.

Dijimos también que nos parecía que se estaba distorsionando la idea de la coalición de que la autoridad de aplicación debe ser pública y no gubernamental, porque terminaba siendo gubernamental, no sólo para este gobierno sino para cualquiera. Asimismo expresamos que esto se estaba desnaturalizando al abrir la puerta de manera irresponsable al ingreso de las telefónicas. Lo dijimos porque creemos que en tanto y en cuanto exista concentración en el mercado de la comunicación y acuerdos bilaterales de inversión que transformen en letra muerta las restricciones al capital extranjero, es irresponsable abrir la puerta a la participación en el negocio a las telefónicas.

Los datos son elocuentes, porque cuando uno mira el total de la facturación en las industrias infocomunicacionales, la comunicación representa el 62 por ciento, y el segundo negocio es el cable. Esto indicaba que la norma original que buscaba reorientar el mercado de medios a favor de un monopolio y en reemplazo de otro. No era esta la propuesta comunicacional que nosotros queríamos acompañar.

Por eso saludamos que se retirara esa definición y se tuvieran en cuenta las modificaciones. Es cierto que debió haber existido más debate, pero también lo es que el proyecto que tenemos hoy resulta sustancialmente distinto al que tuvimos originalmente. En este sentido, en el debate en particular insistiremos con algunos aportes que consideramos importantes, como que la Autoridad de Aplicación debe ser un ente autónomo, público, federal y con control parlamentario. Pero acompañamos la iniciativa del mismo modo en que lo hicimos en oportunidad de tratarse la estatización de las AFJP y de Aerolíneas, porque hay determinadas discusiones en las que creemos que lo que está en debate no es la gestión del gobierno sino la posibilidad de poner un mojón en el avance político de la experiencia popular en la Argentina.
Claudio Lozano

Diputado Nacional – Buenos Aires para todos en Proyecto Sur

Miembro de la Mesa Nacional de la CTA.



www.buenosairespt.org.ar / buenosairesparatodos@gmail.com / tel: 4326 1600 / 2700 / Bmé. Mitre 811 1o

domingo, 13 de septiembre de 2009

El segundo sexo de Simone de Beauvoir

El segundo sexo



El segundo sexo (Le Deuxième Sexe) es un libro escrito en 1949 por Simone de Beauvoir.

Se lo considera una de las obras más relevantes, a nivel filosófico, del siglo XX. Fue un rotundo éxito de ventas. Su autora comenzó a escribirlo cuando reflexionó, a propuesta de Jean-Paul Sartre, sobre lo que había significado para ella el ser mujer. Comenzó a investigar acerca de la situación de las mujeres a lo largo de la historia y escribió este extenso ensayo que aborda cómo se ha concebido a la mujer, qué situaciones viven las mujeres y cómo se puede intentar que mejoren sus vidas y se amplíen sus libertades.

Es una de las obras fundacionales del Feminismo y utiliza los conceptos existencialistas para indagar acerca de la vida de la mitad de la humanidad. También es considerada una obra enciclopédica, pues aborda la identidad de las mujeres y la diferencia sexual desde los puntos de vista de la psicología, la historia, la antropología, la biología, la reproducción y las relaciones afectivo-sexuales.

La teoría principal que sostiene Beauvoir es que "la mujer", o más exactamente lo que entendemos por mujer (coqueta, frívola, caprichosa, salvaje o sumisa, obediente, cariñosa, etc.) es un producto cultural que se ha construido socialmente. La mujer se ha definido a lo largo de la historia siempre respecto a algo: como madre, esposa, hija, hermana... Así pues, la principal tarea de la mujer es reconquistar su propia identidad específica y desde sus propios criterios. Muchas de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino de cómo han sido educadas y socializadas. La frase que resume esta teoría es muy célebre: "No se nace mujer, se llega a serlo".

Tras escribir este ensayo y recibir multitud de cartas escritas por mujeres diciendo que ahora comprendían mejor sus vidas, la filósofa se dio cuenta de que hacía falta un cambio social y político, por lo que se hizo feminista. "El segundo sexo" es considerado hoy como la obra principal de referencia de la corriente denominada feminismo de la igualdad.

Contenido [
1 Algunos elementos
2 Otros contenidos relevantes
3 Conclusiones
4 Bibliografía en español
4.1 Ediciones de la obra
4.2 Bibliografía secundaria
5 Enlaces externos



Algunos elementos

Este ensayo de casi un millar de páginas apareció por primera vez en París con el sello de Gallimard y aún perduran los ecos de la exitosa resonancia y de algunas controversias que provocó. El lenguaje que lo muestra y aspectos que lo caracterizan son de cuño existencialista. Debemos recordar, a este respecto, que Sartre, su atípico compañero de toda la vida, había publicado hasta ese momento varias obras capitales, entre ellas El ser y la nada.

Como quedó señalado, la obra aspira a manejar una pluralidad de registros que van desde lo biológico, lo psicoanalítico, pasando por lo histórico y lo marxista. La mira es puesta en principio, desde lo exterior, en particular desde la mirada masculina. Y a renglón seguido se desplaza a una descripción interna de la infancia de la mujer, de su iniciación sexual, de la época de madurez y por último de la ancianidad.

Se pasa luego a considerar y describir a la mujer en situación. Y desfilan entonces la madre, la prostituta, la lesbiana, la narcisista, la enamorada, la mística... El propósito o hilo de conducción es destacar todo lo que en las diferentes circunstancias llevan a creer en la inferioridad de la mujer y en los efectos que la internalización de esta creencia promueve en lo que concierne a sus elecciones vitales, sea la de contraer matrimonio o abandonar una carrera antes emprendida. Por otro lado se explica que, en un mundo en el que predominase la igualdad de los sexos, tanto hombres como mujeres estarían contribuyendo a la propia liberación del propio género. Ya que si la mujer tuviese claramente definidos sus propios objetivos, se focalizaría menos sobre el hombre y ante el hecho de una menor consticción éste obtendría una mayor libertad.

El trabajo avanza mediante la indagación a los más creíbles estudiosos de los temas sin distinción de sexo, sean médicos, psicólogos, novelistas y, al mismo tiempo, busca que las mujeres se abran declarando sus experiencias, sea en el ámbito del amor o en otros. A esta altura comienza a sostenerse la necesidad de la integración social de lo femenino, con los mismos derechos que los hombres y con los mismos deberes, y con todas las conquistas que todo ello comporta: igualdad en los salarios, posibilidad de control de los nacimientos, acceso legalizado al aborto y a todos los reconocimientos civiles, políticos, jurídicos que han poseído y poseen los hombres.

El trabajo se abre con una introducción y es seguida de tres secciones: Destino, Historia y Mitos. Se cierra con una conclusión.

Otros contenidos relevantes

En el momento de escribir su ensayo la autora tenía cuarenta y un años. Por detrás estaban los atisbos esporádicos de lucha feminista, sea del siglo anterior o del precedente, como el de la inglesa Mary Wollstonecraft. En el Siglo XX será Simone de Beauvoir la que reinicie la lucha, con las diversas armas de los nuevos tiempos.

Como todo trabajo renovador, pone aparte de las altas resonancias positivas, como quedó reseñado, hubo que disuadir y combatir los enfoques negativos en las controversias desatadas. Lo que la autora quiere dejar bien puntualizado es el rol inferiorizado que la mujer ha cumplido históricamente. Sea en el amplio marco de la comunidad global, o en el más estrecho de la vida familiar. Se busca señalar que a lo largo de los tiempos los hombres han procurado regir solos el mundo, abandonando a la mujer a la tentación de consagrarse por completo a los quehaceres de la vida matrimonial y al cuidado de los hijos. Esta situación se pudo sostener por una creencia: la internalización femenina de la propia incapacidad. Y la otra: la creencia de que quedarse soltera la habría de poner en riesgos económicos o sociales. A este respecto, toda la comunidad en los diversos momentos de la historia ha reafirmado la inferioridad femenina y la necesidad de que tener una familia y un marido contribuirían a completar su ser "carenciado".

El matrimonio y los hijos son obra de hombres y mujeres, pero en conjunto son tareas que siempre han comportado mayores responsabilidades para ellas que para los hombres. Tal rol las ha atado y les ha impedido pensar en una realización fuera del hogar. La responsabilidad de esta situación histórica de hecho no es sólo de las mujeres. Los dos sexos han contribuido para que se sostuviera. Y así como las mujeres no deberían abandonar sus cometidos específicos y propios, los hombres deberían comprender que deberían restarse de la presión expresa o implícita para que lo hiciese. Categóricamente se establece, y no está de más remarcarlo, que en un mundo de iguales, ambos sexos se beneficiarían.

Sólo tal igualdad y la liberación posibilitarán papeles social y político de mayor envargadura, de la mujer.


Conclusiones

La obra, como se ha dicho, fue escrita en 1949. Cuando su autora murió, en 1986, seis años después del compañero de toda su vida, Sartre, todas las noticias necrológicas calificaron su libro -como quedó antedicho- como "biblia del feminismo". La autora, a su vez, fue denominada "suma sacerdotisa del movimiento de las mujeres" o "madre del feminismo". Lejos, muy lejos se estaba ya de las antiguas críticas de casi cuarenta años atrás.

La idea fundamental del libro no era, en verdad, ninguna novedad. Con otras palabras, Mary Wollstonecraft había dicho "las mujeres no nacen, se hacen". Lo que en la obra sí había sido original y brillante fue el modo sistemático y cargado de saberes multidisciplinarios en que la autora enfrentó los ámbitos y la manera en que los hombres las habían sometido. La autora no hizo un registro sincrónico de hechos, sino un corte diacrónico a lo largo de toda la cultura occidental y hasta histórica en general. Así se dejó bien establecido que la asimetría fue siempre signo de los tiempos. El patrón de medida, fue, con obcecada persistencia, masculino. Lo varonil era el ser,lo femenino era lo otro y lo segundo. En términos de normalidad y anormalidad, era lo anormal. Las mujeres no habían sido sujetos independientes y autónomos. No se definían por sí mismas sino por las valoraciones moralmente dominantes de los hombres.

La obra reabrió de modo consistente el camino, y logró incentivar una conciencia femenina, como antes no se había conseguido. En Francia, la revista Elle hizo una encuesta, hacia los años noventa, preguntando a mujeres francesas qué había significado Simone de Beauvoir para ellas. Una alabanza generalizada fue la respuesta de mayor amplitud. Para una gran cantidad de mujeres fue salir del sueño para entrar en la vigilia. La autora fue la confidente íntima de los soliloquios y problemas personales, para muchas. Y una pluralidad generalizada la adoptó -si es que así puede hablarse- como "profesora".

Bibliografía en español

Ediciones de la obra

Obras completas de Simone de Beauvoir, Madrid, Aguilar, 1972.
El segundo sexo, prólogo de Teresa López Pardina, trad. de Alicia Martorell, Madrid, Cátedra, 1998.
El segundo sexo, prólogo de María Moreno, trad. de Juan G. Puente, Buenos Aires, Sudamericana, 1999.

Bibliografía secundaria

Jorge Mario Cabrera, ¿La mujer o el segundo sexo?: dos propuestas de educación según Edith Stein y Simone de Beauvoir, San José (Costa Rica), Promesa, 2001.
Nieves Fernández González (coord.), 50 aniversario de "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir, Gijón, Tertulia Feminista Les Comadres, 2002.
Susana Carro Fernández, Tras las huellas de "El segundo sexo" en el pensamiento feminista contemporáneo, Oviedo, KRK, 2002.
Celia Amorós y Ana de Miguel (eds.), Teoría feminista: de la ilustración a la globalización, Madrid, Minerva, 2005.

Enlaces externos

jueves, 10 de septiembre de 2009

¿Qué es el Paco, según los medios masivos?

Tras el fallo de la Corte / La lucha contra el narcotráfico
Logran determinar qué es el paco
Gabriel Di Nicola


LA NACION


La dosis pesa sólo entre 0,01 y 0,03 gramos. Está compuesta por distintas sustancias de abuso, como el alcaloide de cocaína, la cafeína, el bicarbonato de sodio y anfetaminas. Genera una estimulación rápida, pero efímera. Y se descartó que fuese un residuo de la elaboración del clorhidrato de cocaína, como se pensaba hasta ahora.

Se trata de la definición científica del paco, una de las drogas de mayor aumento en su consumo en la Argentina en el último lustro. Así lo informó a LA NACION el jefe de Toxicología del hospital Juan Fernández y profesor de Toxicología de la Facultad de Medicina de la UBA, Carlos Damin.

Damin es uno de los integrantes del Comité Científico Asesor en Materia de Control de Tráfico Ilícito de Estupefacientes, Sustancias Psicotrópicas y Criminalidad Compleja, que desde marzo de 2008 trabaja en la elaboración de un proyecto para modificar la ley de estupefacientes (23.737).

El martes pasado, el comité de expertos le entregó al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, la definición científica del paco.


"No estamos de acuerdo con la definición de que el paco mata, pero sí podemos asegurar que deteriora y estupidiza a la gente que lo consume. Los adictos mueren en peleas para conseguir más dosis u otras riñas", afirmó Damin a LA NACION.


El comité de expertos llegó a la conclusión de qué es el paco después de analizar en laboratorios de las fuerzas de seguridad numerosas dosis secuestradas en diferentes operativos.

"Descartamos que sea el residuo de la elaboración del clorhidrato de cocaína porque en los análisis químicos realizados hubo ausencia de sulfatos e hidrocarburos", explicó Damin.

Para terminar con la venta del paco y de precursores químicos que alimentan las cocinas de cocaína de Perú y Colombia, el comité científico -que, además de Damin, está integrado por la fiscal de instrucción porteña Mónica Cuñarro; por los jueces Roberto Falcone, Martín Vázquez Acuña y Patricia Llerena; el camarista Horacio Cattani; el sociólogo Alberto Calabrese; la psicoanalista Eva Giberti, y las especialistas Alicia Gillone y Mónica Nápoli- se reunirá la semana próxima con asociaciones que agrupan a los empresarios farmacéuticos y químicos, que colaborarán para impedir que los productos terminen en manos de los narcos que fabrican droga.

Además de los integrantes del comité, estarán presentes representantes de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), del Instituto Nacional de Medicamentos (Iname), integrantes de las fuerzas de seguridad y dos fiscales.

Los especialistas le presentaron al gobierno nacional un plan quinquenal para combatir las drogas. Entre los puntos que aconsejaron priorizar está la lucha contra el paco.



Venta libre
"Como ahora sabemos que el paco se elabora con sustancias medicinales de venta libre [bicarbonato de sodio y cafeína], necesitaríamos que se apruebe la ley de regulación de expendio y publicidad de medicamentos de venta libre [ya aprobada en Diputados]. Porque de esta manera sólo se venderían en las farmacias. Entonces haríamos acuerdos con la industria farmacéutica, la Anmat y el Iname para tener un mayor control en los lugares que consideramos clave", dijo a LA NACION una fuente del comité de expertos.

Otro punto que resalta el comité es la creación de un Protocolo Unico de Carga de Laboratorios Químicos de la Fuerza de Seguridad. "Sería una unificación de técnicas de investigación entre las fuerzas de seguridad", se especificó en el cronograma presentado al jefe de Gabinete.

Los especialistas recomiendan la creación de un mapa de la droga. Con las datos que obtengan las fuerzas de seguridad y los fiscales detectarán dónde se vende paco y enfocarán el combate en ese sector, como hicieron, en la etapa embrionaria del comité, Cuñarro y su colega Carlos Rívolo en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores.

El comité de expertos recomendó la designación de un "zar" para la lucha contra el paco. Según supo LA NACION, dos ministros de la Corte Suprema de Justicia y un camarista federal sugirieron para el cargo a Cuñarro.

Una adicción que gana terreno

Dosis. Pesa sólo entre 0,01 y 0,03 gramos. Está compuesta por distintas sustancias como el alcaloide de cocaína, cafeína, bicarbonato de sodio y anfetaminas. Provoca una estimulación efímera. Descartan que fuese residuo de la elaboración del clorhidrato de cocaína.

$ 6
El costo de cada dosis

Si bien el precio del paco es barato por unidad, se usan varias dosis por día.


Fuerte negocio. El comercio del paco mueve más de 1300 millones de pesos cada año, por lo que supera las ganancias de varias industrias legales, como la discográfica o la del cine; no hay un único cartel que domine el comercio de paco.

Secuestran 799 dosis de LSD en El Bolsón

Un total de 799 dosis de LSD contenidas en estampillas postales fueron secuestradas por la Gendarmería Nacional en una agencia del Correo Argentino de El Bolsón, Río Negro.

PACO -- LA PASTA BASE DE COCAÍNA

Paco (droga)

Se ha sugerido que este artículo sea renombrado como Pasta base de cocaina.

Motivo: Paco no es el nombre formal de esta droga (Discusión)

El crack es una droga homóloga al paco.

Paco (llamada también Pasta Básica de Cocaína o PBC) es una droga callejera de bajo costo elaborada a partir de bicarbonato de sodio, cafeína, alcaloide de cocaína y anfetaminas[1] . Se suele consumir por vía respiratoria en pipas (generalmente caseras) o sobre la marihuana en forma de cigarrillo (marciano, bazuco, nevado) y, debido a su composición química, es altamente tóxica y adictiva.


Considerado formalmente como desecho químico, la sustancia se ha vuelto popular en las villas miserias de Argentina luego del colapso financiero que sufrió este país en el año 2001[2] . Con el fin de la convertibilidad, los traficantes interrumpieron la distribución de marihuana y cocaína para incentivar el consumo de la droga conocida como "basuco"[3] . Los adictos a esta droga son corrientemente denominados como muertos vivos[2] debido a su apariencia física.


En Chile y en Argentina, así como en Montevideo, Uruguay se le conoce por el nombre de "Pasta Base", "Pasta", "Lata", "Tumba", entre otros. Dicha droga ha desplazado a otras más comunes tales como el porro y la cocaína por tener un precio muy bajo: la pasta base cuesta alrededor de 5,5 pesos argentinos (50 pesos uruguayos, aproximadamente 2 dólares) y existen dosis menores que cuestan entre $25 y $30 uruguayos o 1 peso argentino y que se conocen como "chasquis", "petardo" ,"pitillo" (por unos pequeños petardos de similar apariencia). Un gran crecimiento en su consumo se observó alrededor del año 2002.


Por otro lado, en estos países es cada vez más común el uso de "bazuco", es decir marihuana mezclada con pasta base y consumida como cigarrillo en lugar de pipa, ya que el efecto de la droga no es tan fuerte convirtiéndola así en una sustancia de punto medio entre el porro y la pasta base en cuanto al efecto producido.

Las etapas por las que transita un consumidor al momento de consumir paco son tres.

Euforia: disminución de las inhibiciones y sensación de placer.
Disforia: comienzo de sentimiento de angustia, depresión e inseguridad.
Adicción: consumo sin interrupciones, buscando mitigar la sensación de disforia.

Etapa de psicosis y alucinaciones: surge la pérdida de contacto con la realidad, agitación, paranoias, agresividad y alucinaciones que pueden durar semanas.

La euforia que siente el usuario al ingerir una dosis dura de 1 a 5 minutos, dependiendo de la cantidad y la calidad de la droga. Considerando lo anterior y la adicción a la misma, cuando un consumidor empieza fumando una dosis generalmente sigue hasta que se le agotan sus recursos, volviendo repetidamente a la "boca de venta" a buscar más, cegado por las ansias de volver a fumar.

Durante la euforia, la persona parece atontada, se queda sin habla y se le abren los ojos más de lo normal. Luego de esta euforia pasajera todo lo demás es disforia y adicción o como se dice popularmente "fisura" o estar "doblado", "quebrado", la persona se vuelve seria y su único interés es seguir fumando a cualquier costo.

Los consumidores frecuentes de paco, especialmente aquellos con escasos recursos económicos, suelen cometer delitos, prostituirse o vender sus pertenencias -hasta las más básicas- para obtener más de esta droga.[2] La socióloga Alcira Daroqui, empleada en los juzgados de menores de Quilmes, cita a una joven adicta al paco luego de su internación: "Yo agradecí haberle dejado mi piba a mi papá aunque él era violento, porque si no, yo era capaz de haberla vendido"[3].

El consumo de paco se realiza a través de pipas caseras (latas agujereadas, antenas de televisión, etc.), donde se mezcla el producto con viruta de metal y ceniza de cigarrillo de tabaco o virulana metálica a modo de filtro.

El gobierno de la Provincia de Buenos Aires indicó que el consumo intenso de paco puede producir muerte cerebral en al menos 6 meses. El adicto al paco puede fumar por día, en promedio, 10 a 15 cigarrillos. El efecto de un cigarrillo de paco dura de dos a cinco minutos. Suponiendo que la droga se logró al menor precio actual (2 pesos, aproximadamente 0,62 dólares) entonces, al mes tendrá que gastar entre 600 y 900 pesos en lugar de $300 a $450 como ocurría en el inicio de la comercialización, cuando costaba 1 peso (aproximadamente 0,32 dólares).[4] Sin embargo, el consumo comenzó a diseminarse entre los adolescentes de clase media, quienes pagan entre $2 a $5 por un producto más sofisticado.[5] Si bien el paco es una droga de bajo costo, la adicción que produce y su efecto breve obliga al consumo reiterado por parte del usuario, quien puede fumar una decena o más de cigarrillos de paco por día.[6]

Se estima que en Argentina se consumen 400.000 dosis de paco por día.[7] El Estudio Nacional sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas del SEDRONAR indicó que el consumo de pasta base de cocaína creció en los últimos años un 200%. La organización Madres en Lucha, que reúne unas 150 mujeres con hijos afectados por el consumo de pasta base, advirtió que en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano mueren "dos jóvenes por semana" debido a causas relacionadas al paco.[8]


Efectos secundarios

Expectoración de sangre o mucosa sanguinolenta del tracto respiratorio.
Su consumo durante el embarazo produce mutaciones severas en el feto.
Degradación progresiva de la piel.
Debilitamiento de los músculos.
Reducción acelerada del peso corporal (en algunos casos produce anorexia).
Desgano e insomnio.
Midriasis.
Náuseas y vómitos.
Hipertensión arterial.
Migraña severa.
Taquicardia.
Frecuentemente produce ulceraciones en los labios y la cavidad bucal.
Comportamiento errático y violento.
commuciones véase http://www.eltrecetv.com/home/fullscreen.html?http://videosfla.uigc.net/canal13/2008/07/10/mcpea090708paco.flv

Referencias

]↑ Logran determinar qué es el paco La Nación Viernes 4 de setiembre de 2009 (consulta: 04-09-09).
↑ a b c Investigative journalist Kelly Hearn exposes a startling trend in Argentina's slums: a new kind of highly addictive, inexpensive (around 30 cents a hit) cocaine known as "Paco" (en inglés)
↑ a b Los muertos del paco (Página 12)
↑ El nuevo precio del paco (Infobae, 31 de octubre de 2007)
↑ Cada vez más jóvenes salen a robar para comprar paco (Infobae)
↑ Cerca del 50% de jóvenes que viven en zonas críticas consumen "paco" (Canal 26)
↑ Argentine Slums Mired in New Drug Problem (en inglés)
↑ Se triplicó el consumo de paco en la Capital Federal. (Infobae)

Enlaces externos


El Consumo de Paco es imparable en el conurbano (Infobae)
Mucha pasta (Página 12)
El consumo de Drogas en la República Argentina
Cheap Cocaine Floods Argentina, Devouring Lives (The New York Times)
Logran determinar qué es el paco (La Nación)
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Paco_(droga)"

crack

Crack (droga)


Crack o Piedra


El crack (también llamado piedra), es el nombre vulgar de un derivado de la cocaína, en concreto del resultado de hervir clorhidrato de cocaína en una solución de bicarbonato de sodio, el resultado es una pasta amarillenta e insoluble en agua que flota en la superficie y se endurece al enfriarse, luego es facilmente recuperada en forma de "rocas".


El término crack es una onomatopeya que sugiere el ruido que hacen las piedras de esta droga al calentarse por la evaporación de la cocaína en base que contienen, al liberarse de la mezcla con el bicarbonato de sodio. También recibe nombres vulgares entre los usuarios a esta droga, como rocas, chulas,"pops", piedras o rockstars, entre otros; a veces erróneamente se le confunde con el bazuco o el Paco que es la costra que queda en la olla donde preparan la cocaína y está compuesto por los alcaloides de la planta sin refinar ni purificar.

El crack se elabora en laboratorios clandestinos macerando las hojas de coca con queroseno. A la pasta resultante suele agregársele bicarbonato de sodio para aumentar el volumen y disminuir su costo, y hacer más manejable la sustancia. Posee un alto grado de impurezas, pero lo que hace imposible su consumo por vía nasal o intravenosa, es que no es soluble en agua, ya que no es una sal de cocaína y por ello su forma de uso es pulmonar.[1]

Dado que el crack se fuma, ingresa rápidamente al torrente sanguíneo, produciéndole al individuo una sensación de euforia, pánico, insomnio y la necesidad de repetir la toma de crack. Debido a la rapidez de los efectos, casi inmediatos, el crack se hizo muy popular en la década de los 1980s. Otra razón para su popularidad es que no cuesta mucho, económicamente hablando, procesarlo ni adquirirlo. Sus efectos secundarios son muy similares a los de la cocaína, solamente que el riesgo de padecer alguno de ellos es mucho más alto por las vía de consumo, propensa a producir accidentes cardio y cerebro vasculares.

Desde los años 1980s, el crack se fuma en pipa de vidrio, con ceniza de cigarro sobre una lata con orificios, en un gotero de cristal, en un cigarro como primo (nombre que se le da a un tabaco mezclado con cocaína), entre otras. Otro instrumento utilizado para consumir crack es un tubo metálico similar a una antena de radio (en muchos casos lo es) a la que se le introduce una suerte de alambre y se utiliza para fumar crack simulando una pipa. Este método es utilizado principalmente por adictos de muy pocos recursos y se conoce como "fumar en tubo".

Durante los años 1990s, según el Instituto de Adicciones (Adictions Institute) aumentó enormemente el número de personas que consumen crack en Norteamérica.

El mayor problema con este derivado de la cocaína es que es altamente adictivo; aunque la adicción que provoca no es física, pero es psicológica y fuerte. Los usuarios de crack describen sus efectos como más intensos, pero de menor duración, lo que implica que su dosificación sea más continua. El uso del crack se ha vinculado con la violencia, pero no se puede asegurar que esto sea un efecto derivado del propio consumo de la droga, tanto como de los grupos social y económicamente más pobres, con un alto índice de violencia y delincuencia en sí mismos, que no pueden permitirse usar la cocaína y esta es su forma barata de acceso a la misma.

Algunos especialistas han querido ver la adicción al crack como intratable, pero académicos consideran que esto se asevera por ser una droga consumida por gente pobre que no puede pagar un tratamiento en centros especializados. Este es un segundo castigo que recae sobre los grupos más empobrecidos que consumen esta sustancia, mientras que los de alto poder adquisitivo, consumirían la base libre de cocaína y tendrían acceso a los recursos asistenciales si lo necesitasen.




Contenido
1 Trastornos físicos
2 Trastornos psicológicos
3 Bibliografía
4 Referencias



Trastornos físicos

Entre ellos se ubican la disminución de la potencia sexual, cefalea, enfermedad de Parkinson y hemorragia cerebral, daños en el cerebro y pulmones (enfisema).


Trastornos psicológicos

Depresión
Ansiedad
Psicosis similar a la ocurrida en la esquizofrenia
Bipolaridad
Paranoia
Miedos


Bibliografía

Dark Alliance : The CIA, the Contras, and the Crack Cocaine Explosion (Hardcover), Gary Webb, Seven Stories Press 1st ed edition (April 1998) ISBN 1-888363-68-1

Referencias [editar]↑ http://www.liberaddictus.org/Pdf/0079-08.pdf

LA ANTIMATERIA

Qué diantre es la antimateria


Me preguntaron si yo sabía qué era la antimateria y contesté: “Sí, la materia formada por antipartículas”. “¿Y qué son las antipartículas?”, prosiguió mi contertulio. “Partículas como las que conocemos, pero con carga opuesta. Por ejemplo, un antiprotón es un protón con carga negativa”. Me detuve al darme cuenta que en realidad no entendía qué diantre era la antimateria…

Por suerte en casa de Antonio había un físico. Le preguntamos. Tras el típico “No es mi campo” logramos arrancar la siguiente explicación: “la antimateria es como la materia ordinaria, pero con partículas de carga contraria. Como el positrón, que es un electrón con carga positiva”. Y se quedó tan ancho. “¿Pero qué es? ¿de dónde salen estas partículas?”, insistimos. “Ya os he dicho que no era mi campo…”

Alguien sacó un iPhone y leyó la entrada de Wikipedia : “la antimateria se compone de antipartículas de la misma manera que la materia de partículas. Por ejemplo, un antielectrón (electrón con carga positiva) y un antiprotón (protón con carga negativa) podrían formar un átomo de antihidrógeno…”

Desesperado, al llegar a casa envié un mail a Gonzalo , físico de partículas que trabaja con el CERN , preguntándole cuando podíamos charlar por Skype.




Gonzalo Merino

Investigador del CIEMAT y coordinador del centro Tier-1 de procesado de datos del LHC en España en el PIC de Barcelona.






Pere: Gonzalo, ¿qué es la antimateria?

Gonzalo: Es la materia hecha de antipartículas…

P: Espera!!! Ya se; como el antiprotón y el antielectrón. Pero ¿qué es un antiprotón? ¿de dónde sale? Yo quiero entenderlo a un nivel fundamental.

G: Pues entonces debemos remontarnos al 1928 y hablar de Paul Dirac. De hecho es una historia muy bonita. Paul Dirac era un genio, el típico físico teórico que se pone a hacer cálculos, y con sus ecuaciones predice la existencia de algo que nadie ha visto antes.

P: ¿La antimateria?

G: Sí, en ese momento sólo fue una predicción matemática. Su existencia real se observó años después.

P: ¿Como la búsqueda del bosón de Higgs con el LHC, que estáis seguros de su existencia a pesar de no haberlo visto todavía?

G: Exacto, pero lo de Dirac fue mucho más notorio…

P: ¿Cómo “descubrió” la antimateria?

G: Uff… es difícil de explicar. A ver… A principios del siglo XX había varias revoluciones en marcha en el mundo de la física. En 1905 Einstein presentó su relatividad especial, que daba lugar a la famosa E=mc2 de las camisetas, según la cual la materia y la energía eran intercambiables. La otra gran revolución era la cuántica de Heisenberg, Bohr y compañía… que describía el comportamiento de las partículas subatómicas. Ambas funcionaban muy bien, pero eran teorías separadas.

Lo que Paul Dirac intentaba hacer era unirlas matemáticamente; crear una mecánica cuántica relativista. En concreto lo que pretendía era poder describir el electrón, lo más sencillo que uno se podía imaginar. Entonces... al combinar las ecuaciones de la relatividad y la cuántica le apareció la “ecuación de Dirac”, cuyo resultado describía el electrón. Pero había algo curioso: la ecuación de Dirac tenía dos soluciones matemáticas, una negativa (que era el electrón de toda la vida) y otra idéntica, totalmente simétrica, pero con carga positiva. Concluyó que si sus ecuaciones eran ciertas, en algún sitio debía existir una partícula idéntica al electrón pero con carga positiva.

P: wow… ¿y más tarde se descubrió?

G: Si, si… 4 o 5 años después de que Dirac los predijera se observaron experimentalmente los positrones (electrones positivos).

P: …

G: Claro! Y luego se buscaron el resto de antipartículas… Dirac lo hizo para el electrón, pero si las matemáticas establecían que la naturaleza debía respetar esta simetría, para un protón también debía existir un antiprotón. Y así para toda la materia. Es un postulado.

P: Pero a ver… yo tengo en frente mío un ordenador hecho de átomos, que están constituidos de protones, de quarks, de electrones… ¿aquí hay antipartículas también?

G: No, no… todo lo que nos rodea es materia, no antimateria. Imagino que tu querrías saber dónde están las antipartículas, no?

P: Qué perspicaces sois los científicos…

G: Entonces… Estoooo…. Big Bang!!!

P: Big Bang???

G: Sí! Big Bang.

P: Háblame del Big Bang…

G: Bien. Tal y como lo conocemos ahora, toooooodo empezó hace 13.700 millones de años, en una concentración de temperatura y densidad infinita. Al principio todo era energía concentrada en un punto. Luego cuando el Universo empezó a expandirse se fue enfriando, y por E=mc2 cierta energía comenzó a transformarse en materia. Pero claro! Según lo que comentamos de Dirac, en teoría se formaron tanto partículas como antipartículas. Pero, y esto es muy importante, otra cosa que sabemos es que cuando una partícula se encuentra con su antipartícula, ambas se anihilan y forman energía.

P: ¿y?

G: Vale. Si en el Big Bang todo hubiera sido absolutamente simétrico, la energía hubiera generado partículas y antipartículas por igual, que luego se hubieran destruido formando más energía hasta llegar a un cierto equilibrio térmico, en el que ni nosotros ni nada existiría. Entonces, el hecho que tengas delante un ordenador hecho sólo de materia nos dice que en el origen del Universo hubo algún tipo de asimetría entre materia y antimateria. Es decir, las leyes de la naturaleza contienen alguna asimetría que favoreció a la materia frente a la antimateria. Lo que sabemos ahora es que… a ver que no me equivoque de ningún cero… por cada mil millones de antipartículas se formaron mil millones más una partículas. Estos miles de millones se aniquilaron entre ellos, y las partículas “sueltas” de materia, las desapareadas, son las que empezaron a formar átomos, galaxias, tu ordenador y el mundo tal y como lo conocemos.

P: ¿Y esto sabéis seguro que fue así?

G: Sí, si… esto fijo, fijo. (risas). La prueba experimental viene del fondo de radiación de microondas.

Este fondo son los fotones que nos llegan del otro extremo del universo, que se originaron durante la aniquilación de la sopa de partículas y antipartículas. Hoy en día por cada partícula de materia que vemos en las galaxias, o donde sea, podemos contar mil millones de fotones del fondo de radiación de microondas.

P: Qué te iba a decir… por tanto, en principio ahora no queda nada de antimateria.

G: Bueno, la que los físicos creamos.

P: Explícate.

G: Es lo que se hace en el CERN, o en otros laboratorios de partículas. Hoy en día, si juntas suficiente energía en un punto puedes crear materia por la E=mc2.

P: Y antimateria!

G: Claro, en cada colisión del CERN siempre se forman partículas y antipartículas. Las antipartículas se destruyen enseguida cuando chocan con las paredes del detector, pero nos da tiempo de registrarlas para estudiarlas.

P: En Ángeles y Demonios iban guardando la antimateria en una cajita para luego crear una bomba.

G: Ya, pero es imposible. Confinar antimateria es algo tremendamente complicado, porque se aniquila inmediatamente al encontrarse con cualquier átomo de materia. Se puede conseguir con campos magnéticos, haciendo que no toque nada, pero es dificilísimo. Hay experimentos en el CERN que generan antielectrones y antiprotones, los enfrían hasta prácticamente frenarlos, los mantienen aislados de la materia, y llegan a construir átomos de antihidrógeno.

P: ¿Eso se ha logrado?

G: Sí, se han creado antiátomos de hidrógeno. Con ellos intentan averiguar cosas muy curiosas. Por ejemplo ¿cómo les afecta la gravedad? ¿caen hacia arriba o hacia abajo? ¿existe la gravedad negativa? A priori se deberían comportar igual… pero todavía no hay ninguna comprobación experimental.

P: Alucinante…

G: Sí, son experimentos pequeños pero muy cachondos. El LHC roba toda la atención del CERN, pero hay un montón de grupos pequeños haciendo investigaciones muy fundamentales, que podrían generar grandes sorpresas. Imagínate si contrariamente a lo esperado resulta que un antiátomo de hidrógeno sube por la gravedad en lugar de caer!

P: Fantástico. Entonces: tener para una bomba de antimateria queda descartado, no?

G: Totalmente. Porque aún suponiendo que se pudiera confinar, si el CERN se hubiera dedicado a guardar antimateria durante sus 50 años de historia, como máximo habría generado unos pocos nanogramos. Para fabricar la bomba de Ángeles y Demonios se necesitaría como mínimo un gramo. Tardaríamos mil millones de años en reunir esa cantidad. No tiene ningún sentido.

P: Oye, y lo del PET (Tomografía de Emisión de Positrones)?

G: Exacto. En la vida real también hay antipartículas, y el caso más típico es el PET que encontramos en los hospitales, que utiliza antipartículas para diagnosticar el cáncer.

P: ¿Cómo se generan?

G: Con radioactividad. Hay elementos que son radioactivos por naturaleza y se desintegran siguiendo una reacción nuclear. El PET es eso; te inyectan una sustancia radioactiva que al desintegrarse emite un positrón. Ese positrón inmediatamente encuentra un electrón de tu cuerpo y se aniquila generando energía, fotones. Lo que detecta el aparato son esos fotones, y con ellos genera una imagen del interior de tu cuerpo.

P: Qué grande la antimateria… Gonzalo, eres un crack.

lunes, 7 de septiembre de 2009

LEY DE MEDIOS -

La lucha por la libertad de expresión en Suramérica
El matrimonio presidencial argentino maniobra para controlar los medios
La guerra al grupo Clarín deriva en una batalla contra todo el sector


SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ - Buenos Aires - 07/09/2009





Los Kirchner se han lanzado en Argentina a una dura batalla contra el principal grupo de comunicación del país, Clarín. Acaban de presentar un proyecto de ley que afecta a los intereses de ese grupo y, de paso, otorga al Gobierno un mayor control sobre todos los medios privados de televisión y de radio, y sobre sus contenidos.


La prensa estorba al eje bolivariano
Néstor Kirchner

A FONDO
Nacimiento: 25-02-1950 Lugar: Río Gallegos - Santa Cruz Cristina Fernández de Kirchner



A FONDO
Nacimiento: 19-02-1953 Lugar: La Plata, provincia de Buenos Aires Argentina
A FONDO
Capital: Buenos Aires. Gobierno: República. Población: 40.482 millones (est. 2008)





En todas las ocasiones, los intentos para aumentar el control o, directamente, de acallar a determinados medios de comunicación latinoamericanos han coincidido con actitudes fuertemente críticas de esos grupos de comunicación, lo que invalida los llamamientos presidenciales a la defensa de la información veraz y la ?auténtica libertad de expresión. Históricamente, los movimientos populistas de la región han mantenido relaciones conflictivas con los grandes medios de comunicación?, escribe el comentarista argentino Julio Brudman, porque tarde o temprano esos medios dejan de apoyar a esos Gobiernos, bien sea porque ya no aprecian sus políticas populistas o, simplemente, porque interpretan el creciente malhumor de la opinión pública.

El primer día de debate en el Congreso argentino, el pasado jueves, fue tumultuoso, con gritos y hasta empujones. Los kirchneristas tienen prisa para lograr que la ley se apruebe antes de que tomen posesión, en diciembre, los nuevos diputados que ganaron las elecciones parciales de junio. La oposición, por el contrario, intenta retrasar el proceso, y confía en que el Senado dé carpetazo a un proyecto que califica de fuertemente estatalista.

La batalla se inició con la repentina decisión de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) de suspender su contrato con el grupo Clarín por los derechos de televisión del fútbol de primera división. La AFA firmó a toda prisa un nuevo acuerdo con el Gobierno por el que los partidos pasaron a retransmitirse en abierto por el Canal 7, de propiedad pública. ?Fútbol gratis y para todos?, prometió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, aunque se trata de una metáfora porque el fútbol lo pagarán religiosamente todos los argentinos: la asociación cobrará cada año 600 millones de pesos que saldrán, naturalmente, de los impuestos y no del pay per view, como antes. ?En un país con una terrible historia de secuestros, se ha acabado el secuestro de los goles?, afirmó la presidenta, para estupefacción de los supervivientes de la dictadura militar.

El segundo acto fue la presentación del nuevo proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, un largo texto de 168 artículos, que prohíbe que un mismo dueño pueda tener un canal de televisión en abierto y otro por cable en la misma zona, que se supere el 35% de la audiencia y que se disponga de más de 10 licencias de radio en todo el país (24 en el caso de televisión por cable). La primera consecuencia sería que el grupo Clarín se vería obligado a desprenderse de su televisión en abierto o a dejar de lado el negocio del cable. Cuidado, la libertad de prensa no puede ser confundida con la libertad de los propietarios de la prensa, explicó confusamente la presidenta.


Lo que debería haber sido una ley que se limitara a dar un nuevo marco legal a la comunicación audiovisual, ampliara el número de licencias de televisión en abierto e incorporara medidas consensuadas para regular una eventual concentración excesiva, se convirtió en una ley anti-Clarín, de carácter fuertemente estatalista, que dibuja un sector privado atomizado y dependiente de la renovación más o menos arbitraria de las licencias, válidas exclusivamente para 10 años. Esta ley crearía un sistema basado totalmente en la discrecionalidad política. Nace de un Gobierno que no está legitimado para reclamar transparencia porque él mismo es extraordinariamente opaco y puede ser refrendada por un Parlamento que ya no representa la voluntad popular, porque las elecciones diseñaron una nueva situación, advierte Ricardo Kirschbaum, director del diario Clarín.

El proyecto tiene el apoyo de los grupos de izquierda argentinos, entusiasmados con la idea de distribuir las posibles licencias de cable en tres grandes grupos y que sólo uno de ellos corresponda al sector privado. Los otros dos se reservarán para los poderes públicos y para los distintos grupos sociales, desde agrupaciones vecinales a universidades, grupos religiosos o comunidades indígenas. En la práctica, afirma Kirschbaum, esa pretendida pluralidad de voces no será tal, porque estará también controlada por el Gobierno, dueño de las licencias y de las subvenciones.

En su afán por demostrar que se trata de una regulación ideológicamente inspirada en la izquierda, los Kirchner explicaron que el proyecto de ley ha sido ya discutido en 24 foros públicos y 80 charlas-debate, por todo el país, gracias a lo cual se incorporaron al texto 139 ?nuevas aportaciones?, firmadas desde la agrupación vecinal Comandante Andresito hasta el grupo estudiantil El Andamio, pasando por facultades de comunicación, grupos feministas, religiosos e indígenas.

La propuesta afecta igualmente a las emisoras de radio el Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, dispone actualmente de 10 licencias que han expresado también su protesta. Esta ley, afirma la Asociación de Radiodifusión Argentina, consagra el fuerte control del Gobierno de turno sobre los medios privados y sus contenidos, afecta a la seguridad jurídica de los actuales licenciatarios, genera un sistema dependiente del Estado y otorga un poder discrecional al Ejecutivo.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Christian Poveda acusa de plagio a Isabel Muñoz.
Entrevista con Christian Poveda
Plagio de su obra, falta de ética profesional y poca profundidad en el tratamiento del tema, son las acusaciones que el fotógrafo francés Christian Poveda hace sobre el trabajo de la artista española Isabel Muñoz, quien recientemente presentó en Madrid una exposición de fotografías de mareros salvadoreños.

Lunes 28 de mayo de 2007
Georgina Vanegas
gvanegas@centroamerica21.com


“El Gangster de Iberia”, retratado por Christian Poveda. Fotografía publicada en la revista Picnic (septiembre-octubre de 2006)


“Quiero denunciar esto, quiero gritarlo porque está poniendo en peligro 3 años de trabajo que he realizado desde el 2004. He estado haciendo un estudio periodístico y a la vez socioeconómico sobre la problemática de las pandillas”, dijo a Centroamérica 21 el fotógrafo francés Christian Poveda.

“Lo que más me asombra es el plagio. ¿Cómo esta señora, con la fama que tiene, se puede permitir tal cosa? Es algo de ética profesional”, insistió. Se refiere a la reciente exposición de la fotógrafa española Isabel Muñoz, titulada: Maras. La cultura de la violencia.

Se trata de un trabajo de 250 fotografías en las que Muñoz retrata a pandilleros de las maras Salvatrucha y Dieciocho. Ella trabajó en El Salvador durante tres semanas de febrero y otras tres de mayo del año pasado. Las fotografías conformaron una exposición en Casa de América, España.

Estos retratos, que el suplemento madrileño El País Semanal cataloga como un “trabajo inédito” son los que Christian Poveda califica como una copia a su trabajo. Aunque admite no ser el primero en retomar la temática de las maras en El Salvador, defiende lo que reconoce como parte de la originalidad de su trabajo: “Yo lo hice de una forma bien particular: instalé un estudio, con un fondo blanco, hice unos retratos bien específicos. Es una técnica muy simple, que se usa desde los principios de la fotografía”.

Aunque Poveda reconoce la sencillez de la técnica, apunta que no es usual ese procedimiento: “No he sido el primero en montar un estudio dentro de un penal, pero es algo particular”. Con estos recursos y técnicas, Christian Poveda realizó, en 2004, una serie de 130 retratos fotográficos por encargo del diario Paris Match. Los protagonistas fueron pandilleros de las maras Salvatrucha y Dieciocho recluidos en cuatro centros penitenciarios del país: el penal de Quezaltepeque, el de Chalatenango, el penal de mujeres de Ilopango y el Centro de Menores de Tonacatepeque.

El fotógrafo comenzó su acusación con argumentos que van desde el procedimiento de elaboración de las fotografías, pasan por el dilema de la originalidad y continúan con el tratamiento del fenómeno de las maras en El Salvador.


“El Happy”, fotografiado por Christian Poveda. Fotografía publicada en la revista Le Monde (04/03/06)


El reto de ser original

“¿Dónde está la diferencia?”, decía Poveda mientras comparaba el retrato que Isabel Muñoz hizo de Walter, miembro de la mara Salvatrucha, actualmente recluido en el penal de Quezaltepeque, con el que él hizo de José, “El Happy”, de la mara Dieciocho. La fotografía de Muñoz apareció publicada en El País Semanal, el 10 de diciembre de 2006, e ilustra el reportaje hecho por Rafael Ruiz, titulado Violencia Tatuada.

La fotografía que Poveda le tomó a “El Happy” se publicó 9 meses antes, en la revista Le Monde. Se trata de dos trabajos en que se retrata el perfil de los pandilleros y se muestra cómo han adornado su cuello y parte de su rostro con tatuajes.

“Estamos hablando de originalidad, de creatividad”, dijo, e hizo énfasis en esta cualidad, que le adjudica a su trabajo, y considera “imposible” el desconocimiento de su obra por parte de la artista debido a la difusión que ha tenido y a que ambos fotógrafos están representados por la misma agencia europea, Vu’ l’agence.

Las fotografías de Christian Poveda fueron presentadas en enero de 2005 (más de un año antes de que Isabel viniera a El Salvador) en la Guangzhou Photo Biennial, en China, bajo el título Las Maras. Once meses después se exhibieron en el Museo de Bellas Artes de México.

En 2006 la agencia Corbis lo presentó en diversas revistas de renombre, como Picnic de México, Playboy en español y Le Monde. “Le Monde es para los fotógrafos, de las revistas más importantes que existen en Europa porque dedica hasta 10 portafolios para reportajes fotográficos. Ahí me publicaron el 4 de marzo de 2006”. Por eso a Poveda le parece poco probable que la publicación haya pasado desapercibida por Isabel.

Por otra parte, Vu’ l’agence representa a ambos exponentes. “Ese trabajo no se lo di a Vu sino a otra agencia, pero se lo presenté al director artístico de Vu, que al mismo tiempo es el agente de Isabel Muñoz y uno de sus mejores amigos”. Se refiere a Christian Caujolle. Según Poveda, tenía conocimiento del trabajo desde septiembre de 2004.

“Estoy seguro de que Isabel no empieza un trabajo sin consultar a Christian Caujolle, que es su amigo, director artístico y agente. Es quien le vende las fotos en galería, le organiza exposiciones fuera de España, busca editores para sus libros, quien escribe todas las introducciones de los libros. Entonces le es imposible a Isabel Muñoz no conocer mi trabajo”, dijo Christian Poveda.


El Maligno se dejó retratar para la cámara de Poveda en el penal de Quezaltepeque. Fotografía publicada en revista Le Monde (04/03/06)


Las maras no son un Reality Show

“La segunda parte de lo que estoy denunciando del trabajo de Isabel Muñoz es la no profundidad. Si lee la entrevista que dio a la periodista de la BBC, las respuestas de ella no tienen ningún sentido. Estamos frente a una persona que no sabe de lo que está hablando.”

Christian Poveda se refiere a la entrevista de Isabel Muñoz con BBC Mundo, publicada el dos de mayo de este año. Destacó que un fotógrafo debe conocer el tema que está tratando y criticó específicamente una respuesta de Muñoz, frente a la pregunta: ¿Qué son? (los pandilleros). La fotógrafa afirmó no saber lo que son, aunque mencionó algunas características comunes que encontró, como que vienen de familias monoparentales.

Esto escandalizó a Poveda. “Mostrar una banda de chicos, solamente porque están tatuados, sin que se sepa exactamente lo que hay detrás de esas personas es peligroso. Más cuando estamos tratado con asesinos, ladrones, violadores”, comenta.

El fotógrafo cuestionó el objetivo del trabajo de Isabel: “¿Cuál es el propósito de Isabel Muñoz al tomar esas fotos cuando se viene aquí llevando cámaras de televisión para filmarla a ella tomándoles fotos a los pandilleros? ¿Quién es el sujeto importante ahí? ¿El sujeto es Isabel Muñoz, la artista que viene acá a hacer su reality show? ¿O realmente es hacer un trabajo fotográfico, periodístico, social, sociológico para mostrar y dar a entender la realidad de esta gente?”, dice Poveda.

Frankenstein: más allá del monstruo

Entonces, ¿cuáles son los propósitos de este fotoperiodista francés con su trabajo? “Quería entender cuáles eran las causas, por qué hoy miles de jóvenes llegaron a este punto sin vuelta. No surgen pandilleros de la noche a la mañana. Hay causas socioeconómicas, familiares. A través de las entrevistas lo logré. Me interesa dar elementos a la gente que está interesada en entender y buscar soluciones que, a mí parecer, no se encuentran para nada en la represión. Esa es la forma de empeorar esto.”

A Christian Poveda le gusta utilizar un ejemplo particular cuando habla de las maras: Frankenstein, la novela llevada al cine: “el doctor Frankenstein es el creador del monstruo. Cuando se le escapa empieza a matar por todos lados ¿quién es el culpable? ¿El monstruo o el doctor Frankenstein, quien lo inventó? Para mí, es el doctor Frankenstein.”

Sin embargo, el fotógrafo no se interesó solo en “el monstruo”, intentó ir más allá: “No me interesé en el pandillero asesino y ladrón, sino en la persona. En saber por qué ese joven a los 13, 14, 15 años decidió integrarse a una pandilla, con todo lo que indica esta integración. No te integras a una pandilla como a un partido de fútbol: le estás ofreciendo tu vida a la pandilla”.

No es la primera vez que este periodista francés, nacido de padres españoles, se interesa por las coyunturas de Latinoamérica, específicamente de El Salvador. Cubrió los primeros 5 años de la guerra civil y dejó testimonio del conflicto en su video “Revolución o muerte”. De ahí se desprendió el nombre de la exposición fotográfica que se ha exhibido por mucho tiempo en el Photo Café, de la colonia Centroamérica de San Salvador.


Christian Poveda le pidió a “La Chola” que desnudara su espalda para ver los tatuajes que la recubrían. Foto publicada en Le Monde (04/03/06)


En la cárcel

Veintiséis años después, Poveda reafirma su interés en El Salvador y para realizar su trabajo, consiguió permiso de la dirección de Centros Penales y se contactó con ex pandilleros, quienes mediaron y explicaron el proyecto a los prisioneros.

Poveda recuerda especialmente el penal de Quezaltepeque: “Ahí hay un patio central, muy pequeño. Habíamos instalado una hoja de papel blanco, y llevaba todas mis cosas. Estaba solo, no podía entrar con nadie. Entonces varios prisioneros se ofrecieron a ayudarme. Dos o tres de ellos estuvieron ayudándome todo el tiempo. Cada pandillero que estaba interesado venía y yo le tomaba el retrato. Luego llamé a cada uno y les hice la entrevista”, relató.

Así conoció a “El Maligno”, a “El Gangster de Iberia” (MS) y a “La Chola”(Dieciocho), quienes se integraron a las pandillas cuando tenían entre 13 y 15 años de edad; y conversó con el “Viejo Lin” cabecilla de la mara Dieciocho. “El viejo Lin no es ningún tonto. Conoce bien el proceso socioeconómico del país”, comenta.
Entrevistó, retrató y envió una copia de la fotografía a cada uno de los 130 pandilleros. Pronto, esos 130 se hicieron 190, cuando en el 2006 comenzó a trabajar en la colonia La Campanera, con miembros de la mara Dieciocho.

La Vida Loca en La Campanera

“Tomé solo a la Dieciocho porque presenté el proyecto a las dos maras al mismo tiempo y la Salvatrucha me dijo que no estaba interesada. No hago diferencia entre las dos pandillas, para mí son idénticas, al menos en un nivel social, sociológico. Y también lo hice porque trabajar al mismo tiempo con las dos pandillas habría sido muy peligroso para mí y para la gente que trabaja con nosotros.”

Este trabajo con la mara Dieciocho sigue el mismo formato que el realizado en los penales, tres años atrás. Pero con este material Poveda prepara su próxima producción audiovisual. Ya tiene título: La Vida Loca. En el largometraje sigue la vida cotidiana de sus protagonistas, los mareros.

“Empecé en La Campanera el 1 de marzo de 2006 y terminé la filmación el 31 de marzo de 2007. De las personas que estaba filmando cinco han muerto asesinados por la mara Salvatrucha. Dos eran personajes de la película. He estado con gente a la que filmé viva y muerta. Eso es algo muy particular, muy fuerte”, dijo.
Poveda planea exhibir el documental el año entrante en diferentes festivales cinematográficos, como el de Cannes y el de Berlín
. También lo mostrará a las personas que ayudaron en la filmación y a los protagonistas. Con respecto al resto del público salvadoreño, guarda un poco de reservas: “De sacarla en un cine o difundirla acá en El Salvador no sé. La situación política y la problemática entre las dos pandillas puede hacer que sea una situación bastante peligrosa y hay que tener cuidado con eso”, comentó para a Centroamérica21.

Centroamérica 21 se ha comunicado con el representante de Isabel Muñoz en Madrid, nos ha informado que la artista se encuentra de viaje pero que a su regreso ofrecerá una entrevista a Oscar Morales, nuestro corresponsal en España

jueves, 3 de septiembre de 2009

Wallace Souza y Moacir Moa Jorge da Costa

TRIBUNA: LA CUARTA PÁGINA POR MARIO VARGAS LLOSA
El mundo en que vivimos
POR MARIO VARGAS LLOSA 23/08/2009



El popular diputado brasileño Wallace Souza ha sido acusado de ordenar asesinatos para poder filmarlos y así aumentar la audiencia de 'Canal Livre', su programa policíaco de televisión

El filósofo francés Michel Foucault llegó a la deprimente conclusión de que "el hombre no existe", que cada ser humano no es sino una larga secuencia de simulacros variopintos hechos, deshechos y rehechos por las circunstancias variables de la realidad en la que transcurre su existencia. Todavía más audaz, y acaso más frívolo, Jean Baudrillard fue más lejos y concluyó que aquello que creemos la realidad cuando abrazamos al ser amado o sopamos la pluma en un tintero, tampoco existe, porque la verdadera realidad en la que vive el bípedo contemporáneo no es el mundo que cree pisar sino las imágenes que fingen reflejarlo y que no son sino las interesadas y manipuladas versiones que dan de él los medios audiovisuales al servicio de los poderosos de este mundo.



Montó una infraestructura de colaboradores, diestros en la pistola y el cuchillo, y policías. Hay 15 en prisión

Entretener ha pasado a ser el valor supremo, aunque, para conseguirlo haya que matar
Estas divertidas, brillantes y falaces fabricaciones intelectuales -así las creía yo al menos- acaban de recibir un sorprendente respaldo, una indicación concreta de que si las cosas no son así todavía, podrían llegar a serlo pronto, dadas las inquietantes características que va adoptando, aquí y allá, la civilización que nos rodea.

Voy a referirlo a mi manera, que no es la del filósofo, claro está, sino la, más modesta, de un contador de historias. Trasladémonos, allende el Atlántico, al centro de la Amazonía, hasta Manaos, capital del Estado brasileño de Amazonas, famosa porque, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, fue uno de los centros principales del boom del caucho, del que queda como recuerdo una ópera barroca donde cantó -o se dice que cantó- Carusso. Hasta hace relativamente poco tiempo el rey de la pequeña pantalla, en Manaos y toda la vasta región amazónica, era un periodista y productor llamado Wallace Souza, que, fiel a su nombre detectivesco, dirigía en la televisión local un programa policíaco llamado Canal Livre. En él se ventilaban, con descarnado realismo, los crímenes, asaltos, violaciones y demás ferocidades cotidianas, con que, tanto en Brasil como en el resto del mundo, los canales de televisión suelen asegurar su codiciado rating halagando el morbo y los peores instintos del gran público televidente.

El éxito del programa era tal que Wallace Souza se hizo célebre y decidió, aprovechando la popularidad de que gozaba, saltar del periodismo audiovisual sensacionalista y truculento a la política (ambos no están tan lejos, después de todo). Lo consiguió con rapidez vertiginosa: en las últimas elecciones salió elegido diputado con la más alta votación en todo el Estado de Amazonas. Este es el momento de máximo apogeo en la carrera pública de Wallace Souza, personaje fortachón, mostachudo y barbado, de ternos entallados y, según la prensa, gesticulador y carismático.

Cambio de escenario, dentro de la misma exótica y asfixiante ciudad amazónica. La policía local detiene a un rufiancillo del lugar, ex policía y asesino a sueldo, de apelativo pomposo: Moacir Moa Jorge da Costa, sospechoso de un rosario de fechorías y hechos de sangre, entre ellos asesinatos. Interrogado y ablandado con los métodos que no es imposible imaginar, confiesa. Sí, ha matado, pero no por maldad ni por codicia, sino profesionalmente, por encargo del flamante diputado y estrella mediática de la Amazonía: ¡Wallace Souza! Después de sacudirse el trauma que semejante revelación les produce, los investigadores comienzan a atar cabos y las piezas encajan, como en un rompecabezas. Todos los crímenes que ha cometido o en los que ha participado Moacir Moa Jorge da Costa figuraron de manera estelar en los programas de Canal Livre y, en todos ellos, las cámaras ubicuas y omniscientes del diputado llegaron al lugar del crimen al mismo tiempo que los asesinos.

La investigación produce este pasmoso resultado: Wallace Souza llevaba a cabo espeluznantes crímenes con el único designio de poder filmarlos antes de que lo hiciera alguno de sus competidores, para obtener las primicias que tenían enganchada a la vasta teleaudiencia a la que alimentaba en cada programa con sangre, verismo y pestilencia a raudales. Para ello, había montado toda una infraestructura de colaboradores, diestros en la pistola y el cuchillo, seleccionados entre las propias fuerzas de la policía a la que -otra revelación- había estado asimilado. Quince de ellos están ya en los incómodos calabozos de Manaos, pero no el héroe del macabro aquelarre, pues, siendo legislador y gozando de impunidad, la Asamblea Legislativa tiene antes que despojarlo de aquella para que pueda ser encarcelado y juzgado. ¿Lo será? Paciencia: lo dirá el futuro, y con abundancia de derivaciones y detalles, porque mi instinto me asegura que esta historia tiene para mucho rato.

Hasta aquí los hechos objetivos. Ahora, las conjeturas, acápites y especulaciones. Desde el punto de vista ético ¿cómo juzgar a Wallace Souza? Es imposible negar que tenía una conciencia profesional desmesurada.

Delinquió, sí, pero con la noble intención de servir a su público, de no defraudarlo, de seguir suministrándole aquel horror sanguinario que era su alimento preferido, lo que llevaba a todo Manaos a prender el televisor y buscar Canal Livre con la ansiedad con que escarba su cajetilla el fumador o se lleva el trago a la boca el alcohólico. ¿Tiene Wallace Souza la entera responsabilidad de haber llegado a esos excesos punibles o la comparte con la miríada de morbosos, subnormales, pervertidos e imbéciles a los que ver mujeres desventradas, chiquillos decapitados, ancianos degollados, arreglos de cuentas de pandillas que se tasajean y entrematan hace pasar una noche divertida?

No es difícil, para cualquier aficionado a la esgrima intelectual, demostrar que Wallace Souza es un producto del siglo XXI, en el que la cultura predominante, en gran parte por la miseria que ha generado la televisión en su frenética carrera por conquistar audiencia escarbando en las sentinas de la vida, destruyendo la privacidad, explotando sin el menor escrúpulo las experiencias más indignas y degradantes, ha pulverizado todos los valores, trastocándolos, de manera que "divertir", "entretener", ha pasado a ser el valor supremo, la prioridad de prioridades, aunque, para conseguirlo, como hizo Wallace Souza, haya que disparar y hundir puñales en el prójimo. Desde este punto de vista, asesino y todo, el director y productor de "Canal Libre" es un héroe, o un mártir, de la cultura que, con ayuda de la prodigiosa revolución audiovisual, hemos fabricado para nuestra época.

Desde otro punto de vista, el del "principio de realidad" pascaliano, hago mi autocrítica y reconozco que lo ocurrido en Manaos convierte las teorías (que antes me parecieron delirantes y sofistas) de un Foucault y un Baudrillard en algo que empieza a tener confirmación objetiva en este extraordinario mundo que nos ha tocado. Si Wallace Souza cometió esos crímenes sólo para convertirlos en imágenes, es evidente que, para él y para sus espectadores -aunque éstos fueran menos conscientes de ello que él- la realidad real era menos importante, meramente subsidiaria o pretexto, de la realidad reflejada por las cámaras, las que, con su perfecta adecuación a los gustos del público, la recomponía, purgaba y recreaba de tal modo que fuera algo que la realidad real lo es sólo muy de cuando en cuando: excitante, terrible, divertida. Wallace Souza es la primera demostración palpable de que el hombre no es una totalidad definida sino una materia modelable y cambiante, una melcocha o greda al que la dimensión imaginaria de la vida propulsada por el sistema educativo más universal y todopoderoso de la historia -las pantallas- va dando forma, realidad y cambiando al capricho de las modas.

Una última reflexión sobre las infortunadas víctimas inmoladas en el ara televisiva por los pistoleros a sueldo de Wallace Souza. ¿Cómo las elegía? ¿Con qué criterio? No se puede descartar que, si quedaba en él un residuo de escrúpulos morales de la época en que todavía era un ser humano, no uno de celuloide o plasma, las escogiera entre la ralea prostibularia, la fauna del ergástulo, para darse así una cierta coartada de justiciero. Pero lo más probable es que no, que, para alguien tan teratológicamente identificado con su profesión, el único criterio consistiera en señalar a las víctimas privilegiando a las que tenían mayor poder de atracción televisiva. Y no hay duda que el asesinato de un truhán conmueve menos que el de una niña inocente, un ciudadano intachable o una señora embarazada.

¿No les gusta el mundo en que vivimos? Peor para ustedes, porque todo indica que ya no nos queda el antiguo recurso de apagar el aparato de televisión. Ahora, la televisión comienza a ser la vida misma y, nosotros, sus inexistentes comparsas.


© Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2009. © Mario Vargas Llosa, 2009.











SAO PAULO, Brazil — In one murder after another, the "Canal Livre" crime TV show had an uncanny knack for being first on the scene, gathering graphic footage of the victim.

Too uncanny, say police, who are investigating the show's host, state legislator Wallace Souza, on suspicion of commissioning at least five of the murders to boost his ratings and prove his claim that Brazil's Amazon region is awash in violent crime. Police also have accused Souza of drug trafficking.

"The order to execute always came from the legislator and his son, who then alerted the TV crews to get to the scene before the police," state police intelligence chief Thomaz Vasconcelos charged in an interview with The Associated Press.

The killings of competing drug traffickers, he said, "appear to have been committed to get rid of his rivals and increase the audience of the TV show."

Souza denied all the criminal allegations and called them absurd, insisting that he and his son are being set up by political enemies and drug dealers sick of his two decades of relentless crime coverage on TV and crusading legislative probes.

"I was the one who organized legislative inquiries into organized crime, the prison system, corruption, drug trafficking by police, and pedophilia," Souza said in an interview with the AP.

Souza's lawyer, Francisco Balieiro, said that the only witness is a disgraced police officer hoping for leniency in nine murders he is charged with.

"There is not one piece of material proof in these accusations," Balieiro said.

LEGALIZACIÓN DE LA DROGA

Legalizar las drogas para ilegalizar a Uribe.


Carlos Tena.

inSurGente.


Es este un debate cuyas raíces se confunden en la noche de los tiempos. De los tiempos en los que los inventores de la Coca-Cola se apercibieron de las
enormes virtudes de la hoja de coca, masticada o ingerida en infusión por nuestros antepasados, debido a sus propiedades estimulantes y como calmante ante la
sensación de hambre y fatiga.

¿Son nocivas las sustancias definidas como drogas, o es el abuso en el
consumo de las mismas lo que lleva a una persona a la misma muerte? Supongo que los establecimientos que en el mundo existieron y existen bajo el nombre de
droguerías, expenden casi todo, desde bien entrado el siglo XX, menos heroína, opio, alcohol, morfina, tabaco o cocaína.


En Bolivia, Colombia, Perú, los químicos, galenos, especialistas y sicólogos honestos aceptan de buen grado, porque así se ha demostrado científicamente, que
la hoja de coca es muy útil en el tratamiento de trastornos de las vías digestivas, cólicos, espasmos intestinales, calambres del estómago, dispepsia,
diarreas, etc. Por si fuera poco, es relajante, tónica y estimulante. Usada como gargarismo, atenúa el dolor producido por inflamaciones de la boca, encías y
garganta.

Su infusión (que bebió con placer la reina Sofía durante una visita a La Paz) se recomienda como tónico contra la melancolía, la depresión y algunos
tipos de afección nerviosa, avivando además las funciones del cerebro. Pero, como en muchos otros casos (tabaco, alcohol, café, etc.), el abuso de esta planta
es perjudicial, originando trastornos parecidos a la, embriaguez y el delirio. Como vemos pues, es el exceso y no el consumo responsable, lo que hace que la hoja de
esta planta sea en general, claramente dañina para el ser humano… aunque beneficiosa, sobre todo si residimos en lugares donde la altitud llega a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar.


Lo malo es que, como sucede casi siempre, llegaron los yanquis y se armó la marimorena. El refresco que muchos nos negamos a beber, fue creado el 5 de Mayo de
1886. por John Pemberton, pero fue un tal Frank Robinson quien le dio el nombre, diseñando el célebre logotipo y vendiéndolo por vez primera en aquel mismo
año, en una farmacia de Atlanta (Georgia), anunciado como un brebaje sin alcohol, ideal para males de estómago, que ayudaba a paliar las jaquecas y curaba
afecciones nerviosas.

En su primer anuncio publicitario, que apareció en el rotativo Atlanta
Journal el 27 de Mayo de aquel mismo año, se ponía de relieve sus grandes cualidades como bebida y refresco: "Deliciosa, refrescante, estimulante y
vigorizante".


Sólo dos personas conocen hoy su fórmula, que se guarda en los sótanos del Sun Trust Bank Building de Atlanta, pero nadie a estas alturas pone en duda, que
los sucesivos presidentes de la empresa multimillonaria no han podido impedir que aquella se conozca en un 99%, en la que se precisa la utilización de una buena
cantidad de sustancia extraída de la hoja de coca.

Incluso esos astutos empresarios trataron de falsear la verdad, con descaro e impunidad, asegurando en los medios de comunicación que la hoja dicha planta había
sido sustituida por la cafeína, otro alcaloide, por cierto bastante nocivo si entra en el organismo en cantidades notables. Nada más incierto.


La fórmula original, mejorada notablemente desde mediados de los años sesenta, es la que el propio inventor, John S. Pemberton, dejó escrita en parte de
sus anotaciones personales, que pasaron de mano en mano
hasta el día de hoy.

Para nadie es un secreto que, salvando las proporciones, el bebedizo contiene, por
este orden:

azúcar acaramelada,
ácido fosfórico,
extracto de hojas de coca,
nuez moscada,
alcohol,
glicerina,
extracto de vainilla y
esencia de casia
(canela de la China),
coriandro,
nerolí y
lima.



Resumiendo: ¿Hay todavía algún incauto, que vacile ante una verdad del tamaño de la Catedral de Burgos, como es que el gobierno y el ejército norteamericano
controlan todos y cada uno de los campos cocaleros “legales”, en territorio colombiano y peruano (en Bolivia tienen muchas más dificultades), para
monopolizar la hoja de coca y asegurar la pervivencia del refresco más popular del globo, además de fiscalizar el 90% de la cocaína que se vende en el
mundo, a través de entramados en los que interviene la CIA, la DEA, el FBI y la Mafia cubano-americana de Miami, que proporcionan al presidente Uribe miles de
millones de dólares, y la simpatía de los ejecutivos de grandes empresas yanquis, consumidores habituales de la llamada droga de directivos y artistas?
¿Para qué menesteres, además de preparar la impunidad de los terroristas de la derecha venezolana, ecuatoriana y boliviana, son las siete bases militares que Uribe
entrega a Obama? ¿Cuál es el precio?


Holywood y Wall Street ya pueden estar tranquilos: la cocaína llegará puntualmente a los estudios de cine, edificios de grandes empresas, casas
discográficas, mansiones, villas de lujo e islas que aún detentan el título de paraísos… también fiscales.

El precio, no importa. La ruina y la muerte de los cocaleros, tampoco. El hambre, la miseria, e incluso el asesinato de quienes recolectan las cabezas verdes de
la adormidera (Papaver somníferum) o planta del opio, conocida como amapola, menos aún.

Se trata de robar, de explotar hasta la saciedad a quienes nada poseen. ¿Es
la democracia, señores?. ¿Es la libertad?


Ante ese panorama, hay que ponerse serios. La solución a la angustia de millones de personas, consumidores y familiares sin esperanza, es la
legalización de todas las sustancias hoy llamadas drogas.


Si los gobiernos despenalizaran en parte su consumo, que no el tráfico ilegal, adquiriendo de forma periódica a los países productores, miles de toneladas
de heroína, cocaína, opio, con idéntico rigor y seriedad como firman contratos para vender y comprar alcohol, tabaco morfina o café, se acabaría el inmenso
negocio de los narcotraficantes, llámense Posada
Carriles o Uribe, Berlusconi o García, Bush Padre, Hijo y Espíritu Maldito, Rina o Corleone, Obiang o Hassan, ahijados todos protegidos por la agencia
norteamericana DEA.



Como ya se acostumbra en unos pocos países europeos, donde los gobiernos muestran en ese tema un poco más de sentido común que los de España o USA (me
refiero a Holanda, Dinamarca y Suiza), los ejecutivos respectivos detentan un absoluto control sobre las drogas ilícitas adquiridas para el tratamiento de
enfermos.

Sería loable que cundiera el ejemplo, poniendo al servicio de especialistas, en hospitales y centros de recuperación, un arma que hoy resulta casi
imposible de lograr:

la eficacia en el tratamiento de las personas enganchadas, el abaratamiento en el costo que genera dicha terapia, y sobre todo, la supresión del gran negocio que supone para las agencias citadas en el párrafo sexto, el monopolio de las hojas de coca, de las plantas opiáceas (por tanto también de la heroína), adormideras, amapolas y demás regalos del Señor; plantas anatematizadas hipócritamente, explotadas y exportadas a medio mundo por los mismos
agentes que apresan cargas en todo tipo de vehículos.


Legalizar todas las drogas, poniéndolas bajo control estatal, es la única y más democrática medida para acabar con el narcotráfico y algunos de sus cabecillas:
el presidente de Colombia, Álvaro Uribe y su madrina la DEA.



En cierta ocasión, un amigo reflexionaba: Si por
una casualidad, el territorio de EEUU estuviera situado
a la misma altitud que Bolivia, o que algunas zonas de
Colombia y Perú, la cocaína se vendería en los estancos
y el alcohol sería considerado como droga letal.

del editorial castrista.

Las noticias directas procedentes de Estados Unidos en
ocasiones producen indignación y a veces repugnancia.





Desde luego que en los últimos tiempos gran número de
ellas se referían a los problemas asociados a la grave
crisis económica internacional y sus consecuencias en
el seno del imperio. No son, por supuesto, las únicas
referentes a ese poderoso país. Cualquier página del
grueso volumen de noticias procedentes de un
continente, región o país del mundo, por lo general
está relacionada con la política de Estados Unidos. No
hay punto del planeta donde no se experimente la
avasalladora presencia del imperio.


Como es lógico, durante casi diez años las noticias
sobre sus brutales guerras ocuparon importantes
espacios de la prensa y más aún cuando estaba de por
medio una elección presidencial.


Nadie sin embargo había imaginado que en medio del
drama de las guerras de conquista aparecieran las
noticias sobre cárceles secretas y centros de tortura,
un bochornoso y bien guardado secreto del Gobierno de
Estados Unidos.


El autor de la grotesca política que condujo a ese
punto había usurpado la presidencia de Estados Unidos
en las elecciones de noviembre del 2000, mediante
fraude electoral en el estado sureño de la Florida
donde se decidió la contienda.


Después de usurpar el poder, W. Bush no solo arrastró
al país a una política de guerra, sino que dejó de
suscribir el Protocolo de Kyoto, negando al mundo
durante 10 años, en la lucha por el medio ambiente, el
apoyo de la nación que consume el 25 por ciento del
combustible fósil, lo que puede ocasionar a la especie
humana un daño irreparable. Ya el cambio climático está
presente en el incremento mundial del calor, que los
pilotos de aviones ejecutivos pueden observar a través
de los tornados de creciente fuerza que se forman desde
las primeras horas de la tarde en sus rutas tropicales
y pueden ser motivo de peligro para sus modernos Jets.
Están todavía por conocerse las causas del accidente
del avión de Air France que se desintegró en pleno
vuelo.


Nada sería comparable con las consecuencias del
descongelamiento de la enorme masa de agua acumulada
sobre el continente antártico, sumada a la que se
derrite sobre Groenlandia. Mi punto de vista acerca de
la responsabilidad que cae sobre Bush, lo sostuve en
reciente encuentro con el cineasta norteamericano
Oliver Stone al comentarle su filme: “W”, referido al
penúltimo Presidente de Estados Unidos.


Me limito a señalar que después de los errores y
horrores políticos de George W. Bush, el ex
vicepresidente Cheney, que fue su consejero, enarbola
la idea de que las torturas ordenadas a la CIA para
obtener información estaban justificadas por cuanto
salvaron vidas norteamericanas gracias a la información
obtenida por esa vía.


Desde luego que no salvó las vidas de los miles de
norteamericanos que murieron en Iraq, ni las de casi un
millón de iraquíes, ni los que en número creciente
mueren en Afganistán. Tampoco se sabe cuáles serán las
consecuencias del odio acumulado por los genocidios que
se están cometiendo o pueden cometerse por esas vías.


Se trata, entiéndase bien, de un problema elemental de
ética política: “el fin no justifica los medios”. La
tortura no justifica la tortura; el crimen no justifica
el crimen.


Tal principio se debatió y se sostuvo durante siglos.
En virtud de él la humanidad ha condenado todas las
guerras de conquista y todos los crímenes cometidos. Es
de suma gravedad que el más poderoso imperio y la más
colosal superpotencia que haya existido nunca proclame
tal política. Más preocupante aún no es solo que el ex
vicepresidente y principal inspirador de tan pérfida
política la proclame abiertamente, sino que un elevado
número de ciudadanos de ese país, tal vez más de la
mitad, la apoye. En ese caso, sería una prueba del
abismo moral al que puede conducir el capitalismo
desarrollado, el consumismo y el imperialismo. De ser
así, debe proclamarse abiertamente y pedir opinión al
resto del mundo.


Pienso, sin embargo, que los ciudadanos más conscientes
de Estados Unidos serán capaces de librar y ganar esa
batalla moral a medida que comprendan la dolorosa
realidad. Ninguna persona honesta en el mundo desea
para ellos, o cualquier otro país, la muerte de
personas inocentes, víctimas de cualquier forma de
terror, venga de donde venga.