domingo, 20 de marzo de 2011

Libia.

Intervención en Libia
El mando africano de EE UU dirige el ataque
La coalición internacional disfruta de ventaja aplastante sobre las fuerzas de Gadafi

MIGUEL GONZÁLEZ - Madrid - 20/03/2011



El presidente francés, Nicolas Sarkozy, fue el primero que compareció en público para anunciar el inicio de los ataques contra el régimen de Gadafi y los aviones franceses los primeros en sobrevolar suelo libio. Estados Unidos dio un paso atrás para ceder el protagonismo a una heterogénea coalición de países europeos y árabes. Incluso la OTAN, lastrada por la oposición de Alemania y Turquía, pareció ayer al margen de la primera guerra de este siglo en el norte de África.

* Libia, lo contrario a Irak

* Segunda noche de operación aérea de la coalición en Libia
* Aviones de Italia y Dinamarca entran en combate
* Los aliados derriban un edificio del palacio de Gadafi

Muamar el Gadafi

A FONDO

Nacimiento:
1942

Lugar:
Sirte

Nicolas Sarkozy
Nicolas Sarkozy
A FONDO

Nacimiento:
28-01-1955

Lugar:
París

Libia
Libia
A FONDO

Capital:
Trípoli.

Gobierno:
República Popular Socialista.

Población:
6,173,579 (est. 2008)

La noticia en otros webs


Libia dispone de 394 aviones militares, la mayoría rusos y franceses

Los expertos dudan de la operatividad de la defensa aérea de Gadafi

Pero una operación militar no se improvisa en un almuerzo, por más que los mandatarios invitados al Elíseo acudieran acompañados por sus jefes militares. Por eso, la pregunta que se repetían todos los expertos en cuanto empezaron a caer bombas y volar misiles fue: "Y aquí ¿quién manda?"

A primera hora de la noche se supo que la operación se coordinaba desde el mando estadounidense para África, el Africom, con sede en Stuttgart (Alemania). Se trata del más reciente de los mandos del Pentágono, creado en octubre de 2008 y dedicado hasta ahora a instruir a los Ejércitos africanos en la difícil lucha contra la amenaza de Al Qaeda. Nunca ha dirigido una guerra convencional, como la que hasta ahora se está desarrollando en Libia.

Con todo, la inexperiencia no debería suponer un inconveniente grave, dada la aplastante superioridad de las fuerzas aliadas. Ayer, París envió 20 aviones de combate que actuaron en un radio de entre 100 y 150 kilómetros alrededor de Bengasi, capital de la sublevación. Está previsto que hoy zarpe desde el puerto de Toulon (Francia) el portaviones Charles de Gaulle al frente de un grupo de combate integrado por tres fragatas, un buque de aprovisionamiento y un submarino.

Estados Unidos, por su parte, dispone de cinco buques de guerra en el Mediterráneo -entre ellos, tres submarinos- y un destructor con misiles guiados, mientras que Reino Unido ha desplegado un número indeterminado de aviones de combate en Chipre y Sicilia, informa Walter Oppenheimer. El contingente más importante lo forman aviones Tornado GR4, con base en Escocia y Norfolk. Sus tripulaciones ya participaron en las guerras del Golfo (1991) e Irak (2003). Además, tiene dos fragatas frente a la costa libia.

Noruega ha ofrecido cazas F-16 y aviones de transporte Hércules, igual que Dinamarca. Canadá ha enviado ya seis cazabombarderos F-18, pero anunció que necesitaría dos días para que estén plenamente operativos.

La aportación española consiste en cuatro F-18 y un avión cisterna B-707. Además, España participará en el bloqueo naval con una fragata F-100, un submarino y un avión de vigilancia marítima.

Las bases militares italianas empezaron ayer a recibir aviones de la OTAN, mientras el Alto Estado Mayor desplegaba un millar de marinos y cerca de 200 soldados de aviación, informa Miguel Mora. La Aeronáutica Nacional puso en alerta cazas Tornado en la base de Trapani (Sicilia), una de las más cercanas a Libia, y la Marina italiana desplegó cinco buques en el Mediterráneo, entre ellos, el portaaviones Garibaldi, que se encontraba anoche en el puerto de Augusta (Sicilia).

Frente a la potencia militar de la coalición, Libia dispone de 394 aviones militares, la mayoría de ellos de fabricación rusa o francesa, y de unos 600 misiles superficie-aire; los más modernos son los del tipo SA-13, con unos 3.500 metros de alcance. Gadafi cuenta además con misiles tácticos Frog-7 y podría conservar algún Scud como los que en abril de 1986 lanzó contra la isla italiana de Lampedusa, sin causar daños.

Sin embargo, todos los expertos coinciden en que la operatividad de la aviación y del sistema de defensa aérea libios resulta muy dudosa, dado su deficiente mantenimiento. El embargo que sufrió en los años noventa dificultó a Gadafi el acceso a repuestos y esta situación apenas se compensó cuando, tras la reconciliación con Occidente, salió de compras por los mercados de armas cargado de petrodólares. A ello se suma la desconfianza del líder libio hacia su Ejército regular, en favor de su guardia pretoriana, y la división que ha producido la actual sublevación en el seno de las Fuerzas Armadas.

Los mismos expertos concluyen que medidas activas de guerra electrónica podrían bastar para desarticular buena parte del sistema de mando y control de Gadafi. Pese a ello, EE UU y Reino Unido lanzaron ayer más de 110 misiles Tomahawk. Para curarse en salud.


Libia, lo contrario a Irak

- En contra del criterio del PP, en 2005, el Gobierno de Zapatero aprobó la Ley Orgánica de Defensa, que obliga al Ejecutivo a someter a consulta previa del Congreso el envío de tropas al exterior. Desde ese momento, el Ejecutivo pide autorización al resto de formaciones políticas antes de decidir participar en una nueva misión o aumentar el contingente de una ya existente. Este es un repaso a las principales misiones en las que ha participado España y la legitimidad política e internacional con la que contaban.

- Bosnia (UNPROFOR, IFOR, SFOR, EUFOR Althea, 1999-2010). La primera misión en la que participó España en Bosnia, UNPROFOR, partió en 1992 de Naciones Unidas. En 1995, la ONU traspasó el control de la misión a la OTAN. En diciembre de 2004, la UE lanzó su operación EUFOR Althea también al amparo de una resolución de la ONU.

- Afganistán (ISAF y Libertad Duradera, 2001). El Gobierno de José María Aznar aprobó en Consejo de Ministros el envío de tropas a Afganistán. España participaba en este país en dos operaciones: ISAF y Libertad Duradera. La primera se basaba en una resolución de la ONU similar a la aprobada para Libia. Países como Turquía y Reino Unido fueron relevándose al mando hasta que lo asumió la OTAN. Libertad Duradera era una misión liderada por EE UU. En julio de 2004 el Consejo de Ministros decidió dejar de participar en ella.

- Irak ('Coalición de Voluntarios', 2003). En 2003, Aznar aprobó en Consejo de Ministros el envío de tropas a Irak. No había resolución de Naciones Unidas, como en el caso de Afganistán, ni tampoco intervención de la OTAN. La operación en Irak era una 'Coalición de Voluntarios', como la denominó el entonces presidente estadounidense, George W. Bush. El Gobierno de Aznar no consultó al Congreso. La mayoría de los españoles se oponían, como reflejaron en encuestas y manifestaciones.

- Líbano (FINUL, 2006). El Gobierno decidió participar en esta misión creada por la ONU en 2006 y que hoy lidera un español, el general Asarta. El Ejecutivo lo consultó antes al Congreso, que aprobó por unanimidad el envío de 1.100 militares.

- Somalia (Atalanta, 2009). El Gobierno pidió autorización al Congreso para participar en esta misión de la Unión Europea contra la piratería en el Índico. En este caso, la UE se basó también en una resolución de la ONU.

- Libia (2011). Con resolución de la ONU, y tras aprobarlo en Consejo de Ministros, el Gobierno pedirá autorización al Congreso el martes para enviar casi 500 militares españoles a Libia.














La intervención militar en Libia
Los aliados derriban un edificio del palacio de Gadafi
Segunda noche de operación aérea de la coalición en Libia. -EE UU asegura que no pretende matar al dictador. -Fuertes explosiones en las calles de Trípoli seguidas de fuego antiaéreo. - La ofensiva de la coalición asegura la zona aérea restringida y detiene también el ataque del régimen sobre Bengasi. -Gadafi abre los arsenales a sus leales y plantea un "guerra larga"

ÁLVARO DE CÓZAR | Trípoli 21/03/2011


*


Trípoli está siendo atacada por la alianza internacional que pretende frenar los abusos de Muamar Gadafi sobre su población. A principios de la noche una columna de humo comenzó a salir de Bab al Aziziyah, el complejo palaciego en el que reside el coronel a las afueras de la capital. Inmediatamente el régimen cogió a un puñado de periodistas y se lo llevó a ver los destrozos. Un edificio administrativo de cuatro plantas, a 50 metros de la jaima en la que Gadafi recibe a sus invitados, había quedado reducido a polvo, aparentemente por un misil crucero.

* Gadafi amenaza con atacar "objetivos civiles y militares" en el Mediterráneo
* El mando africano de EE UU dirige el ataque
* Barack Obama: "Los actos tienen sus consecuencias"
* Fuerzas militares en el conflicto libio
* Éxodo de civiles desde Bengasi
* Los partidarios de Gadafi hacen de 'escudos humanos'
* La cumbre de París da luz verde al inicio inmediato de los ataques contra Gadafi
* El Ejército de EE UU asegura que Gadafi no es el objetivo de la operación
* Sarkozy se crece ante la adversidad

Grafico
El mapa de la guerra en Libia
GRAFICO - El Pais - 20-03-2011

Mapa de las operaciones militares en Libia. - ELPAIS
Foto
Comunicado de la cumbre de París sobre Libia (en francés)



Muamar el Gadafi
A FONDO

Nacimiento:
1942

Lugar:
Sirte

Libia
Libia
A FONDO

Capital:
Trípoli.

Gobierno:
República Popular Socialista.


Población:
6,173,579 (est. 2008)

La noticia en otros webs


Los opositores consideran el anuncio un síntoma de debilidad

La presencia policial se ha reforzado en la capital, que ayer estaba vacía.

El golpe no solo tiene un fuerte valor emotivo (el complejo de Bab al Aziziyah es uno de los símbolos del régimen desde que Reagan lo bombardeó en 1986), sino que conjuga mal con lo que había asegurado poco antes un responsable del Pentágono, el vicealmirante William Gortney, que insistió en que el objetivo de la coalición no es en ningún caso abatir al dictador. En unas conversaciones con la prensa a bordo del avión que le lleva a Rusia para una gira de tres días, Robert Gates, el secretario del Departamento de Defensa de EE UU, abundó en la idea de que "sería insensato" matar a Gadafi, igual que sería insensato hacer cualquier cosa que se saliera del plan inicial de crear una zona de exclusión aérea. "Si comenzamos a añadir objetivos adicionales creo que crearemos un problema", afirmó. La insistencia de Gates sobre este punto tiene una explicación: horas antes el ministro de Exteriores británico, Liam Fox, había dejado caer que Gadafi podría llegar a ser un blanco de los proyectiles de los aliados dependiendo de cómo se desarrollaran los acontecimientos. EE UU lo niega insistentemente, lo que no quita que Reino Unido terminara reconociendo avanzada la madrugada que fue un de sus submarinos quien atacó la residencia presidencial porque era un "centro de control" desde el que el coronel dirigía los movimientos de sus tropas.

Las fuerzas de la coalición reanudaron hacia las ocho de la tarde de ayer (hora local; nueve de la noche en la España peninsular) los ataques por mar y aire sobre objetivos militares en Libia. Los aliados están golpeando ahora el centro de la capital, Trípoli. Esta vez la lluvia de misiles se ve más nítida que el sábado. A un ruido sordo le sigue inmediatamente un resplandor, acompañado de disparos y unas luces rojas que surcan el cielo: se trata de las defensas antiaéreas.

El comienzo del segundo día de ataques aliados en Libia fue confuso por culpa de una serie de altos al fuego y acusaciones cruzadas de violarlo o mentir sobre la sinceridad de la tregua. Concretamente, unos minutos después de que comenzaran los últimos ataques, un portavoz de las fuerzas armadas de Libia había anunciado que había ordenado a todas sus unidades un alto el fuego inmediato. Esta medida se tomaría, según ha explicado, como respuesta a "las muertes de civiles" y "la destrucción de edificios civiles y militares". Sin embargo, a las nueve de la noche la cadena de televisión Al Yazira ya estaba registrando que la defensa antiaérea de las fuerzas de Muamar al Gadafi habían empezado a disparar desde Trípoli. Estados Unidos se declaró no demasiado conmovido por el anuncio del coronel y lo calificó de "mentira" al tiempo que volvía a lanzar sus aviones sobre objetivos militares libios. El asesor de Seguridad Nacional de Obama, Tom Donilon, definió las palabras de Gadafi como una sarta de falsedades porque el alto al fuego fue "inmediatamente violado".

Los rebeldes libios han dado este domingo su primer balance de víctimas. En sus fuerzas -compuestas por algunos militares desertados de las fuerzas de Gadafi pero, mayoritariamente, por voluntarios con escasa formación militar- se cuentan unas 8.000 bajas desde que comenzaron los choques el mes pasado. Ése es, al menos, el cálculo que ofreció a Al Yazira el portavoz del rebelde Consejo Nacional Libio, Abdel Hafiz Ghoga.

Reuters informa de que alrededor de las diez de la noche (una hora más en España) comenzaron tiroteos en Bengasi. Esta noche los rebeldes libios han trasladado sus fuerzas cerca de Ajdabiya después de que los bombardeos aliados de ayer golpearan seriamente a las fuerzas del dirigente libio. Las fuerzas rebeldes han indicado que esperaban más ataques hoy con la esperanza de que estos debiliten aún más a las fuerzas de Gadafi antes de entrar en la localidad de la que fueron expulsados hace unos días tras intensos combates. "Tenemos información de que los tanques de Gadafi están por delante y también tenemos información de que (las fuerzas occidentales) les bombardearán, así que estamos esperando a los ataques aéreos antes de avanzar", ha explicado el rebelde Abdulá Zintani, de 24 años.

Zintani está apostado junto unos compañeros a unos 10 kilómetros de la localidad, que se encuentra en el cruce de una carretera que lleva al norte hasta el bastión rebelde de Bengasi, y otra carretera que va hacia el noreste a través del desierto hasta la localidad petrolera de Tobruk.

Respecto al futuro del operativo aliado, el Secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, ha asegurado que EE UU no tendrá un "papel preeminente" en la coalición internacional que mantendrá la zona de exclusión aérea. Participará en las operaciones militares, pero no quiere dirigirlas. Los favoritos para tomar el relevo de Washington serían Reino Unido y Francia, o la OTAN. Esta última posibilidad solo tomaría cuerpo si lo aceptara la Liga Árabe, en principio reacia a actuar bajo mandato occidental.

Por lo pronto, los embajadores de la OTAN aprobaron la madrugada del domingo operaciones para apoyar desde el viernes al embargo de armas de la ONU a Libia. Pero ahí se planta la OTAN. Como explicó un portavoz de la Alianza a las agencias de noticias, hará falta un debate más profundo para que la OTAN se involucre de otra forma en el conflicto, en gran medida porque Turquía ha vetado hasta ahora cualquier acuerdo para llegar más lejos. No es una sorpresa porque Ankara ya torció el gesto el otro día cuando se anunció la intervención de los aliados.

Segundo día de bombardeos

Es el segundo día de la intervención internacional sobre Libia Según el vicealmirante William Gortney, la operación del primer día fue "muy efectiva" y ha disminuido "significativamente" la capacidad aérea y de los radares del régimen de Gadafi. Ayer por la tarde y la pasada madrugada los aliados comenzaron los ataques con bombardeos sobre objetivos militares en Bengasi y Trípoli, y esta mañana ya consideraban que se había conseguido establecer una zona de exclusión aérea sobre el país libio, además de detener la ofensiva de Muamar el Gadafi sobre Bengasi, el feudo rebelde. Así lo ha declarado el máximo responsable militar estadounidense, el almirante Mike Mullen, en una entrevista con el programa Meet the press de la cadena NBC . Los ataques aliados no han mermado el ánimo del líder libio, Muamar el Gadafi, que ha lanzado hoy un mensaje desafiante a las potencias implicadas en la operación el Amanecer de la Odisea. "No podréis derrotarnos", ha clamado en un mensaje emitido por radio a la nación, en el que ha dicho que el pueblo libio se levantará contra la "alianza de cruzados" -a la que tacha de terrorista- y terminará por vencer. El coronel ha anunciado que proporcionará armas a los libios para defender el país y que es "inevitable que los ataques occidentales sean derrotados".

Las fuerzas leales a Gadafi han ocupado, a primera hora de la tarde, el centro de Misrata, ciudad bajo el control de los rebeldes. Según ha contado a Al Yazira Abdelbasset Abou Merzouk, nombrado portavoz de los jóvenes de la revolución del 17 de febrero, las fuerzas gadafistas han estado lanzando obuses de gran calibre para cubrir la incursión de los blindados. Además, han destruido depósitos de carburante y una central eléctrica. La ciudad de Misrata es el escenario desde hace algunos días de intensos combates entre las tropas leales a Gadafi que pretenden ocuparla y los rebeldes que la controlan. De hecho, este enclave fue ayer uno de los objetivos de los ataques aéreos de las fuerzas aliadas que han castigado las posiciones y los equipamientos militares de las fuerzas gadafistas.

Trípoli se despertó el domingo en calma, con poco movimiento en las calles pero con cierta sensación de normalidad. Los habitantes de la ciudad se aprestaban a leer los diarios para conocer el alcance de la operación emprendida ayer por una coalición internacional liderada por Francia, Reino Unido y Estados Unidos para frenar los sangrientos ataques de Gadafi contra los rebeldes. Un testigo, Essam, ha asegurado que vive cerca del aeropuerto de la capital libia, cerca del cual hay un cuartel militar que ha sido objetivo de los bombardeos aliados. Los bombazos le han despertado y se ha acercado al lugar, de donde ha recogido a un niño herido y lo ha llevado al hospital Omar Asker. Fuentes médicas han ofrecido un balance de víctimas: 64 muertos y más de un centenar de heridos en Trípoli.

La tarde del sábado aviones franceses comenzaron la ofensiva en los alrededores de Bengasi, la segunda ciudad del país y capital de los rebeldes. El domingo por la mañana se conocieron los resultados: según Reuters, 14 muertos en la carretera que va de Bengasi a Ajdabiya; decenas de vehículos militares de las fuerzas de Gadafi, incluyendo blindados, calcinados y despedazados. Tras los bombardeos franceses, les tocó el turno a EE UU y Reino Unido. Desde aviones y barcos, lanzaron más de un centenar de proyectiles sobre objetivos en Trípoli. El ministerio de Defensa británico asegura que los ataques de sus aviones se han centrado en los sistemas antiaéreos alrededor de la capital. Testigos han asegurado que uno de los objetivos ha sido una pequeña base militar cerca del aeropuerto de Trípoli.

La Liga Árabe, en contra de los bombardeos

Según Mike Mullen, jefe de la Junta de Estado Mayor de EE UU, los bombardeos aliados del sábado consiguieron su objetivo: establecer una zona de exclusión aérea. Además, han detenido la ofensiva de Gadafi sobre Bengasi. Según Mullen, los ataques de ayer han "liquidado" las defensas aéreas libias y han alcanzado algunos aeródromos del país. Además, los aviones aliados ya patrullan el espacio aéreo sobre Bengasi. "Las operaciones de ayer fueron muy bien", ha dicho Mullen. "Gadafi no ha tenido aviones o helicópteros volando en el último par de días. Así que, efectivamente, la zona de exclusión aérea ha sido establecida". Mullen asegura no haber recibido datos sobre víctimas de los bombardeos aliados.

Sin embargo la intervención no ha sido bien recibida por toda la comunidad internacional. El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, ha mostrado su rechazo a los ataques ya que, según ha explicado, la petición de la organización para la creación de una zona de exclusión aérea sobre Libia no comportaba una operación de bombardeo contra la población. "Lo que está pasando en Libia difiere de la imposición de una zona de exclusión aérea. Lo que queremos es proteger a los civiles, no bombardearlos", ha insistido en declaraciones a la agencia oficial egipcia, MENA. Musa ha añadido que tiene la intención de solicitar una reunión de emergencia de la Liga Arabe para discutir la evolución de los acontecimientos.

En el mismo sentido se ha mostrado el presidente uruguayo, José Mujica, que considera que los ataques son "lamentables" y que "todo eso dan ganas de llorar" porque "salvar vidas a bombazos es un contrasentido inexplicable", según ha comentado en el diario La República. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, también ha condenado el uso de las armas por parte de la coalición internacional y ha cuestionado la resolución de la ONU que dio lugar al bombardeo de objetivos militares. "Ningún tipo de violencia es justificable. Lo hemos dicho siempre. Ningún tipo de violencia o muerte se debe cernir", ha zanjado. En la misma línea se ha expresado el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, que ha acusado a Occidente de utilizar la defensa del pueblo libio como una mera excusa para imponer una nueva forma de colonialismo moderno.

Ayer, tanto Rusia como China y Venezuela se posicionaron en contra de la intervención.

Larga guerra

En su último discurso Gadafi ha asegurado que sus fuerzas vencerán. Ha dicho que está preparando a la población para una "larga guerra" para la que va a armar a todos los libios con la intención de que puedan defender al país. "No abandonaremos nuestra tierra, la liberaremos", ha dicho. La televisión pública ha emitido el discurso sin imágenes del dictador, con un fondo de una escultura que representa una mano aplastando un avión militar estadounidense. "No podréis derrotarnos. Esto es tierra libia. No podréis robarnos nuestra riqueza", ha asegurado Gadafi. "No hay justificación para esto. Acabáis de demostrar al mundo que sois unos bárbaros".

Operación Amanecer de la Odisea'

Fue la aviación francesa la encargada de abrir ayer el fuego desde el aire en el área de Bengasi tras una cumbre internacional en París en la que se decidió aplicar la resolución de la ONU que autoriza el ataque tras concluir que Gadafi no había cumplido el alto el fuego que anunció el viernes. El siguiente paso lo dio EE UU -al mando de las operaciones militares internacionales- cuyos barcos de guerra y submarinos lanzaron 110 misiles de crucero contra los sistemas antimisiles libios y alcanzaron 20 objetivos. Mientras, Reino Unido anunciaba que su fuerza aérea había entrado en acción. El Gobierno británico espera que la Alianza Atlántica releve en los próximos días a EE UU del mando para aplicar la zona de exclusión aérea. "Espero que pasemos a una situación de comando y control de la OTAN, aunque no sea una misión de la OTAN", ha dicho el titular británico de Defensa, Liam Fox, en una entrevista a la BBC.

Sin embargo, los delegados de los Veintiocho no han llegado a un acuerdo "todavía" para intervenir en Libia, según han explicado fuentes aliadas, que han descartado que se decida esta noche sobre una intervención de la OTAN.

En respuesta a la ofensiva, al filo de la medianoche de ayer Gadafi lanzó un primer discurso de audio emitido por la televisión estatal libia en el que amenazó con atacar "objetivos civiles y militares" en el Mediterráneo y el Norte de África , área que declaró como zona de guerra. El militar llamó a todos los libios a armarse y luchar en una revolución contra lo que considera una "cruzada colonial injustificada". Tras el discurso, su Gobierno emitió un comunicado para pedir una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario